Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

No he podido dejar de analizar un interesantísimo anuncio de una app alemana sobre ejercicio físico, gimnasios, ropa deportiva... La verdad es que no tengo ni idea de qué va, porque lo que realmente me gusta es cómo han sabido presentarse: con el cuerpazo de un merendable rubio que está para hacerse dos burpees. No sé en el de los demás, pero esto en mi gimnasio no pasa. Una pena, porque tengo a varios candidatos fichados que harían genial la versión española del anuncio...



#ayomá. Pussar och kramar!

La reacción de mi cuerpo al gimnasio no tiene ninguna lógica. El otro día, estuve hasta media tarde fuera de casa, por lo que no pude ir al gimnasio hasta las siete. No pude terminar del todo la rutina de lo agotadísimo que estaba, y no había hecho gran cosa en todo el día. Sí que estuve fuera, pero haciendo cosas muy tranquilas.

En cambio, ayer, que pasó más o menos lo mismo, terminé mucho más fresco. Y eso que acabé yendo a las 20.30 h., porque llegué tarde a casa y quise adelantar bastante trabajo antes de irme al gimnasio, sobre todo por si me volvía cansar tanto que luego no pudiera ni encender el ordenador por falta de fuerzas.

Al mismo tiempo, hay días que voy a mediodía y me deja baldado para el resto de la tarde y otros, haciendo la misma rutina y de la misma forma, salgo de entrenar bastante bien y no me cuesta ponerme a trabajar...

En fin, que mi cuerpo no hay quien lo entienda. Pussar och kramar!

Por cierto, no me resisto a poner la foto de antes de ayer. Es flipante lo fácil que una heridita de nada puede convertirse en toda una escabechina visualmente hablando, oiga.