Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Como a prácticamente a todo el mundo, no soporto la hipocresía. Pero en este caso no quiero hablar de la doble moral, sino de la hipocresía que, algunos, tienen hacia sí mismos y la actitud que tienen ante la vida. Me explico:

¿Quién no conoce a ese tipo de personas que se pasan el día con frases grandilocuentes, de ánimo y optimismo, vacías de contenido pero que para ellos (o peor aun, para los que lo leen) son casi una medicina y una inyección de moral? Algunas de ellas, además de escribir tuits o colgar en Instagram ese tipo de imágenes, también lo hacen en sus blogs, queriendo dar lecciones de ánimo, utilizarlo como coaching para sí mismo o yo que sé. Pero, precisamente porque han decidido hacer público ese tipo de razonamientos y vender optimismo barato a granel, ¿por qué demonios no contestan a los mensajes que les dejan sus lectores?

Es decir, si estamos de acuerdo en que la actitud lo es todo, que hay que afrontar la vida con una sonrisa, que si la puerta se cierra y la ventana se abre y bla, bla, bla... cursiladas y paparruchas varias, ¿no va en contra de todo el karma-power que se ignore a los lectores que pierden su tiempo en dejar frases de ánimo o de empatía con el bloguero que está chungo?

Al final, como no podía ser menos, LE VA A VOLVER A PONER UN COMENTARIO SU PUTA MADRE. Pussar och kramar!

2 comentarios

  1. Sufur  

    Ya sabes:

    "Si te tomas el tiempo de mirar dentro de tu corazón, lo encontrarás lleno de aúriculas y ventrículos"

    P. Coelho

  2. Nils  

    jajajaja bueno, si te lo miras tú mismo como que mal, fatal, no?

Publicar un comentario