Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Me parece fatal que se deje a un bebé de dos meses en la calle en pleno mes de enero (aunque también me lo parecería en cualquier otro mes). Del mismo modo, me parece fatal que haya parejas de padres que, tras año y medio sin trabajo y sin poder pagar facturas, se decidan a traer un hijo a este mundo, máxime cuando ya tienen otros dos.

Y cuando lees las versiones de unos y otros te quedas igual de perplejo y perdido. Porque ya sabemos de la picaresca: la de los fondos buitres (que no dudarán en mentir y tergiversar) la de los que no quieren pagar ni aceptar su parte en la sociedad común, que pasa por el pago de impuestos, etc. (que no dudarán en mentir y tergiversar).

Al final, todo se traduce, en mi opinión, en avaricia: el del fondo buitre por ganar dinero a costa de masacrar a los más pobres y el de los padres del niño inocente porque sea la sociedad la que les solucione la vida por sus insensateces. Ni unos, ni otros, ni Ayuntamiento lo han hecho bien. Todos culpables menos tres: los niños, que van a tener que vivir lo que nadie merece: la exclusión.




Cuando en este blog se habla de rugby, suele ser por motivos hormonales relacionados con los calendarios Dieux du Stade. Sin embargo, se equivoca quien piense que los jugadores del Stade Français no saben hacer otro tipo de iniciativas o participar de publicidad menos altruista. Es el caso de la campaña que han hecho para una empresa de fibra óptica. Sin duda, el acierto de descamisar a Jules Plisson en un giro del guión sin precedentes merece ser premiado en los próximos César. Yo, al menos, aún no he parado de aplaudir semejante iniciativa... ¡Ay! Pussar och kramar!






A. R. Rahman es uno de los autores más importantes de bandas sonoras del mundo. Suyas son las canciones de 'Slumdog Millionaire' y, también, las de la última película que me ha fascinado: 'The Hundred-Foot Journey'. La historia de una familia de exiliados indios que llegan a Europa y se instalan finalmente en Francia, por la calidad de sus tomates, es cautivadora. La presencia de Hellen Mirren y un guapérrimo protagonista, Manish Dayal, son la guinda definitiva.

Reconozco que, al principio, fui algo excéptico porque todas las recomendaciones del rubio son bastante poco interesantes para mí. Sin embargo, aquí acertó de pleno. Es cierto que, al final, pierde un poco de ritmo, pero la historia engancha y la maestría con la que se desenvuelven los actores, así como el alegato a la concordia y la fraternidad de los protagonistas, demostrando que la cocina francesa no es solo cosa de galos y que todos pueden aprender sus secretos, es de obligatorio recuerdo.

Verla en versión original es acertar, porque solo así se podrá apreciar bien el cambio de acentos e idiomas. Toda una delicia de chef...



... y de película para un fin de semana en casa. Pussar och kramar!





Hace algunos años me robaron la cartera. Yo la dejé olvidada en la mesa de un bar y un amigo de lo ajeno, en vez de dejársela a la camarera para que me la diera cuando regresara a por ella, decidió quedársela. Cuando fui a comisaria a denunciar el robo del DNI, me atendió uno de esos policías nacionales guapérrimos que no solo tienen carta blanca para cachearte todos los minutos que consideren necesario y en cada uno de los rincones de tu cuerpo, sino que, además, pueden presumir de voz, ojazos, sonrisa...

Lástima que no pudiera hacerlo de ortografía. Y es que el buen oficial tuvo a bien escribir en la denuncia 'belcro'. Cuando lo vi, y eso que tenía las hormonas completamente alteradas, mi mente no dejó de decirme, en plan Homer: "no se te ocurra decir nada, no se te ocurra decir nada"... y así estuvo hasta que, efectivamente, se lo dije.

La cara del agente fue la tipica de "ya me ha tocado un listillo". Y yo empecé a morirme de vergüenza. ¡Cómo entiendo a Homer! ¿Soy el único que su bocaza le juega una mala pasada en momentos en los que hasta uno mismo tiene claro que debe quedarse calladito? Obviamente, la cartera no apareció... Pussar och kramar!