Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Mentiría si dijera que te echo de menos a diario, porque no lo hago. También lo haría si dijera que me das igual, que he pasado página, que te he guardado en el cajón de recuerdos del pasado, ese lugar mágico en el que las cosas malas se difuminan al mismo tiempo que las buenas se tornan aun más buenas por arte de magia.

La realidad es que, a veces, como ahora, me entran ganas de verte, de darte un abrazo. Me encantaría que, el día que volvamos a vernos, todo fuera así de sencillo. Un abrazo y, por arte de magia, como si no hubieran pasado los años. No sé ni por dónde empezar a hablar si tenemos que ponernos al día. Lo que sí creo es que tardaremos mucho más en hablar de lo que pasó. No soy orgulloso, pero se trató de una competición y no voy a dejarme ganar. No porque me dé miedo perder, sino porque no quiero que ganes.

¿Por qué tan lejos? ¿Por qué tan complicado todo? ¿Por qué ni una sola oportunidad de ir en todos estos años? Jugueteo con la locura de plantarme allí solo para arreglarlo. Al menos, me consuela pensar que soy demasiado pobre para hacerlo. Menos mal, porque mi biografía está llena de locuras que hago solo porque el impulso es mucho mayor que el raciocinio, y ya me arrepiento de muchas. También es cierto que ninguna me ha hecho más pobre, sí más experimentado, sí más conocedor de que no tengo arreglo.

Hoy sí te he echado de menos. Y no en abstracto o por alguna razón que ligeramente me recuerde a ti. Sino porque he pensado en ti, porque quería oír tu voz, verte, hablarte... pasar ya de una vez la página de la que debe ser nuestra primera conversación después de tantos años. Me da miedo, me pone nervioso... ¿y si no resulta como espero? ¿y si me he ilusionado demasiado? ¿y si me decepcionas? ¿Será mejor dejarlo así? Total, una quimera más en el aire, ¿qué daño puede hacerme?

Te echo de menos.

1 comentarios

  1. Christian Ingebrethsen  

    La experiencia me dice que las segundas oportunidades no suelen funcionar, el momento siempre es aquí y ahora. Además normalmente o no sabemos como gestionar estas segundas oportunidades o no hemos aprendido nada.

Publicar un comentario