Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

El de la foto de la izquierda es un modelo balear llamado River Viiperi. Ahora juguemos con la imaginación. Vamos a tomar dos supuestos. El primero, que el chico no fuese modelo, sino solo un chico guapo. Y segundo, que fuese mi amigo. Si River se hiciera esa misma foto y la publicara en su Facebook o en su cuenta de Twitter, no dudaría en alabarla. No me cortaría a la hora de decirle que me parece que sale muy guapo, que está genial en esa foto. Seguramente, ni él, ni yo, ni ninguno de nuestros amigos comunes entendería mi comentario como algo más allá de un cumplido o una opinión sincera.

El otro día, hablaba con mi amigo X sobre una foto que había subido nuestro amigo en común Y a Facebook. Este último cuenta con bastante éxito en redes sociales y me llamó la atención que tanto X como yo admitimos que, unos días antes, nos dio mucha vergüenza dejar un comentario por escrito en su muro diciéndole a Y lo bien que salía en una foto que había publicado, en la que aparecía realmente guapo. La razón fue la misma en ambos: el hecho de que ya se había adelantado media docena de 'fans', adoradores con todo tipo de halagos, vítores y loas; y no era plan de pasar por uno de ellos.

Y no, no se trataba de una foto que diera lugar a un pensamiento lividinoso como esta...



...sino de una bastante normal.

No había caído en la cuenta de cómo varía nuestro comportamiento en redes sociales dependiendo de factores como el éxito de un amigo soltero. Por un lado, me siento un poco mal, porque creo que a mí me gustaría que un amigo me dijera con sinceridad que le parece que salgo genial en una foto, y yo me lo callé. Por otro, me siento un poco tonto porque sé que mi amigo Y no va a sacar de contexto ese comentario, como yo tampoco haría si fuera al revés. Y también me siento un poco cerrado, hasta el punto de que no creo que, por ahora, actuara de forma contraria a como lo hice.

Va a ser que nos importa mucho más de lo que parece aquello que dejamos por escrito, lo que piensen o lo que pueda parecer. En esto, seguimos bastante anclados en el pasado. Una hoja que nunca acaba de pasar. Pussar och kramar!


2 comentarios

  1. Denis Corso  

    Pues yo creo lo contrario. Que ya la gente no piensa ni lo que escribe. Es todo tan instantáneo, que incluso tu comentario en unas horas estaría olvidado y obsoleto. Pero entiendo tu reluctancia a hacer ese comentario. Sobre todo si tu amigo ya tiene una horda de fans fanáticas tipo los Jonas Brothers. No le des muchas más vueltas ;)

  2. María Eugenia Victoria Marín  

    La próxima vez ¿por qué no pruebas a decírselo con un mensaje privado? Le sueltas, Fulano, lleva mucha razón la gente, en esa foto estás realmente guapo/atractivo/elegante/loquesea.

Publicar un comentario