Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



Seguro que no queda nadie que no haya visto las impactantes y horribles imágenes de terroristas destrozando a martillazos esculturas de arte mesopotámico. Es brutal comprobar, una vez más, como la religión es motivo de intolerancia, irracionalidad y, sobre todo, de destrucción.

Paralelamente a la noticia, fueron muchos los que no tuvieron reparos en afirmar lo mucho que se alegraban de que soldados, políticos y científicos de países colonizadores ROBARAN y EXPOLIARAN museos y restos arqueológicos durante los últimos dos siglos con el objetivo de aumentar las colecciones, si no crearlas, en las capitales de las metrópolis. A medida que las leía, bullía en mí una tremenda furia. Al principio, porque hay que tener muchos huevos para meter en el mismo saco a Grecia y su Partenón ROBADO Y EXPOLIADO con lo que está pasando ahora en Iraq. Pero, sobre todo, porque te das cuenta de que la mentalidad imperialista, por no decir racista-xenófoba, sigue igual de perenne ahora que en el siglo XIX.

Claro, que luego te cuentan que, en la España de 1958, un cardenal mutiló en Sevilla estatuas romanas cincelando penes y nadie está dispuesto a mandar al British Museum todo el patrimonio clásico de Hispania, ¿verdad? Pues lo mismo con lo que pertenece al país donde se encontraron esos restos.

Hace falta humildad, pero no solo por la parte de los imperialistas colonizadores, que van de soberbios, sino también de los países tradicionalmente expoliados. Todos estamos de acuerdo en que el objetivo fundamental es la supervivencia de las obras de arte, en su localización primigenia o no; pero eso no da carta blanca al robo-secuestro-expolio. Es por ello que, si un país no puede asegurar 100% el buen estado de esos restos históricos debería ser lo suficientemente humilde como para pedir a otro que sí puede que los tenga a buen recaudo, exponiéndolos si fuera posible.

Es alarmante lo que la falta de medios está provocando en el Museo Egipcio de El Cairo, y estoy convencido de que, bien repartidas, las piezas podrían ser restauradas con garantías y conservadas perfectamente hasta que la institución pudiera volver a hacerse cargo de ellas. Lo mismo se debería hacer con las Iraq o Malí. Pero, ojo, de ida y vuelta, porque, que yo sepa, los británicos, franceses, alemanes... NO SON LOS DUEÑOS DE LO QUE ROBARON SUS ANTEPASADOS. Pussar och kramar!

1 comentarios

  1. Christian Ingebrethsen  

    Totalmente de acuerdo, que parece que la civilización se haya creado en Reino Unido y Francia por ciencia infusa...

Publicar un comentario en la entrada