Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



Como buen gimnasio que se precie, en el mío hay vestuarios repletos de taquillas para que podamos dejar allí lo que sea necesario mientras quemamos calorías o hacemos que las proteínas consigan aumentar la masa muscular. Como en la gran mayoría, se trata de taquillas numeradas, y en este caso se reparten por diferentes zonas del vestuario, en dos hileras.

Como somos animales de costumbres, lo habitual es que siempre tiendas a dejar tus cosas en la misma taquilla. ¿Pero qué pasa si llegas y está ocupada o hay dos personas cambiándose justo delante, y el resto del vestuario está libre? Pues nada, lo que haría cualquier persona racional, es decir, te diriges a una de las taquillas en las que puedes dejar tus cosas perfectamente sin molestar a los que se cambian y tú mismo gozas de comodidad, ¿verdad?

Pues no. Es decir, eso es lo que se supone normal. Sin embargo, hay personajes en mi gimnasio que demuestran una actitud bastante esquizoide con el tema de las taquillas. No les vale cualquier taquilla, tiene que ser justo 'la suya'. Solo si está ocupada, y con todo el dolor y desgarro posible, el cual dejan patente, van a la de al lado, pero si está libre, aunque haya una persona cambiándose justo delante, y el resto del vestuario esté vacío, irán a por 'su taquilla', molestarán, obligarán a apartarse a un lado al que se está terminando de vestir y respirarán tranquilo porque el orden del universo sigue su curso.

En serio, vivimos en un mundo de tarados. Pussar och kramar!

2 comentarios

  1. Christian Ingebrethsen  

    Como no me suelo cortar un pelo me conozco bien y al impertinente de turno le diría "¿Tu taquilla? No veo tu nombre por aquí" y seguiría a lo mío.

    Por cierto, gracias por tu recomendación, además me pilla cerquita de casa. Aunque sobre Le Pain ya te digo, aunque no tiene unos precios tan populares como los de la mayoría de cafeterías tampoco es el atraco a mano armada que es ir a Starbucks.

  2. Christian Ingebrethsen  

    Te contesto aquí, sí, vivo en Tetuán aunque desde hace bastante poquito. Ya viví aquí de pequeño aunque en otra zona de Tetuán y la verdad es que estoy encantado.

Publicar un comentario en la entrada