Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Tuve un amigo hace muchos años del que, por diferentes razones, me fui distanciando. Hoy apenas tenemos contacto.

Hace unos meses, este amigo salió en televisión... y creo que aún se arrepiente. No porque no fuera brillante en lo que dijo e hizo, sino porque es una persona bastante presumida y en la pantalla no salió del todo favorecido. A los kilos de más que dan las cámaras hubo que sumarle algunos detalles que, sin darse él cuenta ni pretenderlo, no ayudaron (en este caso, un estilismo que no era del tallaje adecuado).

El caso es que este chico tiene un historial con la comida preocupante, hasta el punto de que deja de comer o apenas se alimenta si considera que está gordo, aunque sea por el efecto de unas pastillas antidepresivas y no porque se esté pasando de calorías. Hace un mes colgó una foto en Facebook y lo que en primavera era una persona tirando a rellenita se había transformado en alguien escuálido, con los pómulos completamente marcados por falta de relleno.

No lo dudé ni un instante: había vuelto a dejar de comer. Su paso por la televisión fue el colmo. Y, mientras, su muro de FB era un continuo no parar de 'Me gusta' y halagos a su nueva imagen ultradelgado.

Me muero de ganas desde hace un mes de preguntarle si está bien, si está comiendo, de decirle que no se preocupe por lo de la tele, que él está mejor con un par de kilos de más que extremadamente chupado, que debe cuidarse y que la felicidad no se la va a traer una vida de 300 calorías diarias. Pero no puedo, porque no sé cómo hacerlo, porque yo jodí la amistad que teníamos y ahora me da vergüenza que sepa que me preocupo y porque en el fondo quiero pensar que me equivoco, que es casualidad, que sí come pero se puso a dieta, una sana en la que te alimentas bien...

Lástima que ahora haya aprendido tanto de nutrición como para no poder engañarme a mí mismo sobre eso... Pussar och kramar!



Los griegos siempre han sabido que uno de los puntos fuertes de su cultura es el poder presumir de cuerpazo (antes de cumplir 45 y convertirse, irremediablemente, en clones de Demis Roussos). Esto se lo toman muy en serio sus cantantes que, independientemente de sus cualidades vocales, no dudan en hacer tan suya la tabla de ejercicios del gimnasio como el autotune. Y como no se cortan, sus propios videoclips invitan a la lujuria más absoluta.

Será porque quiere convertirse en el tema del verano en Grecia, pero Giorgos Sabanis no se ha cortado mucho para promocionar 'Poion Agapas' (léase 'pollón agapás' si se desea). Esta canción salió hace dos semanas y su vídeo, con el cantante y algún que otro empotrador heleno ejerciendo de boxeadores descamisados, ya ha llamado la atención... Y claro, que uno es débil y, sobre todo, generoso, así que no seré yo el que no lo comparta... Por cierto, que la canción me ha gustado, así que ya suena en mi iPod.



Pussar och kramar!



Una de mis canciones preferidas es del año pasado: 'Trap'. Fue el tema con el que debutó en solitario Henry, un cantante de KPop que ahora ha presentado 'Fantastic', el primer single de su segundo álbum. Como 'Trap' es la música que suena en mi móvil, e incluso aproveché mi viaje a Corea del último agosto para comprarme el disco, no tengo que jurar que soy fan.

Pero a mi condición de fan tengo que sumar ahora mi total admiración. Porque yo pensaba que Henry sería otro chico más moldeado al antojo de la potente máquina de márketing musical de Corea del Sur, cruel e inhumana. Y no digo que su contrato con SM Town no sea así, pero el chico ha trabajado lo indecible para convertirse en una estrella. Para empezar, no es coreano, sino canadiense, de padres chinos para más señas. Y en Toronto aprendió a bailar, a tocar el piano y a ser un virtuoso del violín, cosa que ha demostrado de sobra en diferentes programas de televisión.

No contento con eso, se mete en un casting para triunfar en Corea del Sur, lo que le obliga a aprender coreano y un poco de japonés, no vaya a ser que haya que promocionar algo por allá. Cualquiera que sepa algo de idiomas sabe que el chino, el inglés y el coreano se parecen lo mismo que una hortensia a un meteorito. Y ahí está Henry... que no solo es políglota, sino que baila y canta, y sin despeinarse. Fantastic!



Pussar och kramar!



El mundo Playmobil da para mucho, incluso para customizar muñecos y transformarlos en ediciones únicas como la de mozo de San Fermín. No está a la venta oficialmente, es una versión que está ahora en subasta en Ebay, y seguro que habrá más de un pamplonica dispuesto a gastarse 6 € para tenerlo en su repisa. Mucho mejor que las ya muy vistas camisetas de Kukuxumusu, ¿verdad? Pussar och kramar!

No me faltaban motivos para querer ir a Londres y ver un musical. Sí, ya sé que estuve hace unas semanas allí, pero la agenda de los viajes de trabajo, salvo excepciones, no da para este tipo de escapadas; y mi situación económica, aún menos, así que no cuenta.

El caso es que tengo pendiente poder disfrutar, porque estoy convencido de que debe ser buenísimo ya que nunca hay entradas libres, del musical de Matilda. No conozco las canciones, pero sí la historia. Creo que es uno de los libros más divertidos que leí de niño, e incluso me gustó la película. Recuerdo pasajes concretos de la historia y no puedo decir eso de muchas novelas que he leído mucho después...

Ahora a Matilda se le suma una nueva obra. No lo sabía hasta hace unos días. Disney ha creado un musical entorno a la película 'Shakespeare in Love'. Una vez más, no conozco las canciones, pero sí que el filme me encanta, que es de lo más divertido y que no importa las veces que lo veas, que siempre acabas riéndote. Por no hablar de la merendabilidad general de los actores que salen, que menuda envidia del que fuera su director de casting...



Tendré que ir pensando en una próxima escapada a Londres, que no me gusta que la lista de pendientes se llene de actividades... Así luego no hay forma de hacer las cosas típicas, como ir al Tesco a por yogures de ruibarbo... otro plan que tampoco pude hacer la última vez... Pussar och kramar!

 La revista australiana Women Weekly sorprendió con su portada de julio. El número de este mes lleva como protagonista a Turia Pitt, una joven de 29 años que en 2011 sufrió quemaduras en un 65% de su cuerpo debido a un incendio registrado durante un maratón (el fuego le pilló en un desfiladero y el escape fue complicado).

Han sido muchas las voces que han destacado la valentía y el coraje de Turia, porque si ya es complicado posar y dejar a un lado vergüenzas y miedos sobre nuestro aspecto físico cuando se trata de unos kilos de más, un lunar mal colocado o unas facciones que no nos gustan; mucho más en un caso tan extremo. También las que han alabado la revista, por aparcar durante un mes su política de incluir a celebridades como portada. Me sumo a ello, porque ella es una valiente y el medio, también. Porque sí es cierto que la publicidad que le está generando es mucha, supongo que también en ventas, pero luego dependerá de los kiosqueros que quieran tener o no su portada en primera línea o en última, que habrá los que argumenten que no es el mejor modo de recibir a los clientes...

En lo que no estoy de acuerdo es en las críticas que se hacen a la prensa femenina. Al César, lo que es del César. Y al igual que no tiene sentido que Turia aparezca en una revista de pesca o de novedades de coches, tampoco lo tiene en una revista de moda y tendencias. Women Weekly intenta desarrollar todo el espectro femenino, no sólo el de la moda y la cosmética, de ahí que sea plausible que también otras secciones y personajes tengan el mismo derecho a ocupar la primera plana. Pero de ahí a criticar a medios que sólo se dedican a las tendencias y que dejan otros planos aparte, es ir muy lejos.

¿Alguien se imagina una portada así en España? ¿Qué medio lo daría? Yo creo que ninguno... Pussar och kramar!