Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Cuando crees que ya lo has visto prácticamente todo en lo que a invitaciones de boda originales se trata, llega una pareja noruega y pretende sorprender a sus invitados con esto...



Hay veces en las que se echa de menos la típica tarjeta crema con los nombres de los novios y los padrinos bajo unas alianzas en dorado... ¡Ay! Pussar och kramar!

Hay veces que las estadísticas y los rankings arrojan unos resultados que te dejan boquiabierto. Es lo que me ha pasado mientras analizaba para un reportaje la lista de singles más vendidos de la historia. Independientemente de quién ocupa los primeros lugares, me quedé impresionado con el puesto 9º. Es ahí, prácticamente al final del Top 10, donde se encuentra la primera de las canciones interpretada por una mujer.

Yo pensé que la canción femenina más oída sería 'I Will Always Love You' de Withney Houston, pero no. Es mucho más patria que la banda sonora de 'El guardaespaldas'. La única canción con voz femenina en superar los 18 millones de copias en ventas es española... Aunque no es de una chica, sino de dos. Y no cantan en castellano, sino en inglés. Se trata de...



Efectivamente, las Baccara y su increíble 'Yes, Sir, I Can Boogie', demostrando que el petardeo también puede, y mucho, llevarse todos los récords por delante. Bravo por ellas. Pussar och kramar!

Hoy fui a desnudarme delante de un chico (salvo la ropa interior, que uno es pudoroso) y dejar que me toqueteara de arriba a abajo con sus manos desnudas, que me palpara e incluso alabara mi nueva masa muscular, glúteos incluidos.

Hoy fui a que un chico me diera una paliza en cada una de las partes de mi cuerpo y que me provocara dolor ahí donde apenas posara su dedo, aún peor cuando no era toda la mano. Y no solo me dejé, sino que le pagué por los dolores recibidos.

Hoy fui al fisio...

Cuando una persona pasa a la historia por un hecho, aun y cuando este no fuera puntual, sino que tuviera una duración considerable en el tiempo, ¿es lo único que define su biografía? Es decir, si una persona fue muy buena, un santo literal, durante 20 años; y luego se dedica los siguientes cinco a matar a gente indiscriminadamente. ¿Es una mala persona? ¿Lo anterior no cuenta a la hora de hacer una evaluación general? ¿Un hecho malo elimina al otro? ¿O es una evaluación continua y lo que cuenta es lo último, y lo que viniera antes da igual?

Es una reflexión que me ha venido a la cabeza con la selección biográfica que han hecho estos días de la vida de Adolfo Suárez. El primero, el rey, que en el discurso más propagandístico que le recuerdo, basó prácticamente su relación con el fallecido a la Transición, como si cuando era Príncipe no se conocieran ni estuvieran en el mundo de la política de entonces. Del mismo modo, políticos y periodistas se centraban en loar a la figura del Suárez de finales de los 70 y primeros 80. El resto se obviaba.



Y quizás se omitía porque no quedaba bonito que se recordara que Suárez fue un político de alto nivel durante la dictadura franquista. Quizás porque queda mejor que sólo nos fijemos en su imagen dando la puntilla al Movimiento, siendo él su ministro Secretario General. Pero, ¿acaso era posible en esa época llegar a ese puesto sin ser una persona completamente adherida a las ideas de Franco? ¿Acaso se podía ser Gobernador Civil o Procurador en los 60 si se tenía una conciencia política discordante? ¿Se podía ser comunista y declararlo abiertamente en la Ávila de aquellos años en los que Suárez era el gobernador Civil? ¡Y qué decir de la dirección de RTVE!

Igual que la historia quedaría coja si sólo viéramos su papel como franquista adherido a las estructuras del Régimen. También lo es hablar sólo de él como el protagonista de la Transición, aún y cuando está claro que es ahí donde su labor va a quedar para la Historia, y no antes.



El domingo me preguntaba si Suárez y Fernández Miranda, en el caso de que Carrero Blanco no hubiera volado por los aires por culpa de ETA, hubieran llevado a cabo su reforma política. ¿Habrían dado el paso? ¿Hubieran sido apartados o exiliados en ese caso? ¿Se les hubiera adherido Carrero? ¿Y Juan Carlos I? Nunca lo sabremos. De lo que no me cabe ninguna duda es que, si no hubiera habido transición y siguiéramos en una dictadura, Adolfo Suárez y su familia hubieran vivido igual de bien, que para algo eran la casta privilegiada del sistema. Se lo cargaran o no. Pussar och kramar!



Ayer, mientras zapeábamos entre un canal y otro viendo por encima los programas especiales sobre la muerte de Adolfo Suárez, aprovechamos para ver algunos capítulos de 'House Of Cards', la serie de televisión sobre los tejemanejes de la política estadounidense de primer nivel. Si no fuera porque la trama protagonizada por Kevin Spacey era en inglés, hubiera creído que estaba viendo un mismo bloque de programación.

Y es que ayer tuvimos la suerte, o la desgracia, de ver la mayor muestra de márketing político jamás vista, tanto en ficción como en la triste y cruda realidad. Y es que no se trata de ensalzar a Suárez, sino de que se te vea que lo ensalzas. Un poco como en Corea del Norte cuando se murió el dictador anterior: no es que llores su muerte, sino que el resto vea que lloras, gritas y te desgarras de dolor, que nadie piense que no eras afín porque te estás conteniendo las lágrimas.

Curioso ver quién entraba en directo en un canal y quién lo hacía en otro. Bochornoso para la propia memoria de Suárez que María Teresa Campos, junto a Rosa Villacastín y Jaime Peñafiel, entablaran debate en TeleCinco del mismo modo que lo hacen del Dúo Dinámico (con todo mi respeto por los dos músicos). Casposo a más no poder lo de TVE y sus tertulianos, entrevista a Rodrigo Rato incluida (¿a quién le importa lo que tenga que decir Rato sobre Suárez?). Y lo de Antena 3... ¿En serio nadie le puede decir a Matías que tiene ya edad para jubilarse? No le vi mucho tiempo. Me quedé con la duda de si hizo algún chiste para ganarle al rey la partida de la campechanía.

Pues sí. Ha muerto Suárez. Al mismo tiempo, al otro lado del charco, Claire Underwood, esposa de Francis Underwood, demostraba dando una entrevista en directo para la televisión cómo hasta del hecho más personal y desgarrador se puede sacar una increíble tajada política. Imposible saber si había ficción en alguna de las cadenas... Pussar och kramar!



Ayer, mientras zapeábamos entre un canal y otro viendo por encima los programas especiales sobre la muerte de Adolfo Suárez, aprovechamos para ver algunos capítulos de 'House Of Cards', la serie de televisión sobre los tejemanejes de la política estadounidense de primer nivel. Si no fuera porque la trama protagonizada por Kevin Spacey era en inglés, hubiera creído que estaba viendo un mismo bloque de programación.

Y es que ayer tuvimos la suerte, o la desgracia, de ver la mayor muestra de márketing político jamás vista, tanto en ficción como en la triste y cruda realidad. Y es que no se trata de ensalzar a Suárez, sino de que se te vea que lo ensalzas. Un poco como en Corea del Norte cuando se murió el dictador anterior: no es que llores su muerte, sino que el resto vea que lloras, gritas y te desgarras de dolor, que nadie piense que no eras afín porque te estás conteniendo las lágrimas.

Curioso ver quién entraba en directo en un canal y quién lo hacía en otro. Bochornoso para la propia memoria de Suárez que María Teresa Campos, junto a Rosa Villacastín y Jaime Peñafiel, entablaran debate en TeleCinco del mismo modo que lo hacen del Dúo Dinámico (con todo mi respeto por los dos músicos). Casposo a más no poder lo de TVE y sus tertulianos, entrevista a Rodrigo Rato incluida (¿a quién le importa lo que tenga que decir Rato sobre Suárez?). Y lo de Antena 3... ¿En serio nadie le puede decir a Matías que tiene ya edad para jubilarse? No le vi mucho tiempo. Me quedé con la duda de si hizo algún chiste para ganarle al rey la partida de la campechanía.

Pues sí. Ha muerto Suárez. Al mismo tiempo, al otro lado del charco, Claire Underwood, esposa de Francis Underwood, demostraba dando una entrevista en directo para la televisión cómo hasta del hecho más personal y desgarrador se puede sacar una increíble tajada política. Imposible saber si había ficción en alguna de las cadenas... Pussar och kramar!

El otro día salí indignado del supermercado. En el pasillo de los dulces vi que había salido al mercado toda una ofensa a los que amamos la rotundidad de un clásico. ¡Tortas de Inés Rosales sin azúcar y con edulcorante!



Ya me costó asimilar en su día que aparecieran tortas con sabor (la marca sevillana tiene tortas con naranjas, con canela y con almendras), pero esto creo que es pasarse. ¿Cómo va a saber igual una torta de anís de toda la vida con su azúcar a echarle edulcorante? Si la competencia no ha conseguido ni acercarse a su calidad, ¿cómo van a hacerlo cambiando ellos mismos los ingredientes? Y no, por mucho que se empeñen, no es lo mismo.

Como dice el rubio, la mermelada es un alimento que obliga echar azúcar en la receta. Sin esta, no es lo mismo, NO es mermelada. Pues las tortas de Inés Rosales sin azúcar, sintiéndolo mucho, TAMPOCO. Vamos, hombre. Pussar och kramar!

Cuando crees que lo de enseñar pecho cuando estás cuadrado es prácticamente un 'must', y los chicos con cuerpazo no necesitan que se les anime mucho para quitarse la camiseta, llega Men's Health y te lo desmonta. Me explico, si hay algo que caracteriza a esta revista es que su portada es un hombre, casi siempre famoso, que luce abdominales, biceps y un cuerpo esculpido tras muchas horas de gimnasio, deporte y dieta. Sin embargo, algunas veces se cuelan algunas camisetas y nos obligan a usar la imaginación.

Esto suele coincidir con actores, algo que no entiendo porque, precisamente por su ocupación, deberían estar acostumbrados a enseñar carnaza, pero se ve que mostrar pectorales empieza a convertirse en un hándicap para que les aprecien como profesionales serios... Este mes, tenemos dos casos llamativos. Por un lado, la portada de España, en la que Miguel Ángel Silvestre se ve que está más recatado y, a diferencia de hace tiempo, esta vez no quiere mostrar músculos. ¿Por qué antes sí y ahora no? ¿En serio le compensa a MH sacar al actor en camiseta? ¿No había una portada mejor que no rompiera el estilo de la revista?



Precisamente fue la edición española la que hace tiempo lanzó una portada con Iker Casillas con o sin camiseta (pero sin enseñar pezones, que eso es muy porno...). El lector elegía lo que más le apeteciera...

El segundo caso es la edición de Estados Unidos, que se hace eco del regreso de 'Juego de Tronos' sacando a un Kit Harington especialmente retocado por el PhotoShop.



¿En serio no podían sacarlo sin camiseta, como seguro que miles de fans querrían? Seguramente, las ventas se hubieran multiplicado por diez, o más. Y no será porque el chico no haya mostrado ya su buena forma física...



Pussar och kramar!

Creo que el medidor de merendabilidad se ha estropeado por niveles increíblemente altos por culpa de Dan Osborne. Si en los últimos meses era imposible no toparse con una foto suya en un extremadamente ceñido Speedo con estampado de leopardo, la cosa se complicó cuando posó desnudo para una revista británica enfocada para el público gay. Pero ahora va y aparece en Internet una serie de gifs animados que vaya... vaya...



No hay nada como una buena iluminación, un movimiento de cámara certero y la justa dosis de erotismo. Donde esté eso, que se quite el estampado animal...
Pussar och kramar!



Cuando crees que ya lo has visto todo en cuanto a clasismo, llega la edición peruana de la revista '¡Hola!' y te deja ojiplático y con ganas de retirar el saludo. No sé qué me indigna más: si el hecho de que las dos sirvientas sean negras y las cuatro 'doñas' y 'doñitas' blancas (o, por lo menos, ni negras ni demasiado mestizas y tampoco indias) o la pose de 'mujeres modernas' las cuatro iguales con sus vaqueros y camisa blanca que inventó hace siglos Isabel Preysler. Aunque también puede ser el titular... me pregunto de dónde les viene el poder a esas mujeres y cuántos delitos hay que cometer para poseerlo...

No sé qué es una mansión Hollywoodiense y tampoco entiendo que pueda haber en Cali algo parecido a Beverly Hills. A mí más bien se me vienen a la cabeza las terrazas de las mansiones de Virginia Occidental junto a las plantaciones de algodón. Eso sí, no me creo que Escarlata O'Hara tuviera cojines con estampado de piel de cebra...
Pussar och kramar!




Este fin de semana, los suecos dieron una alegría a los eurofans. Sanna Nielsen, una de esas artistas que encandilan a los que amamos el schlager, consiguió alzarse con la victoria en el Melodifestivalen tras siete intentos en los últimos 14 años. A la chica se le resistió el gran premio, aunque es injusto que no lo haya conseguido con un temazo, sino con, en mi opinión, una canción que no destaca sobre su discografía: 'Undo'.

No era mi favorita, que quedó segunda a sólo dos puntos de distancia, pero me alegro muchísimo por ella. Se lo merece, sin duda, y lo tiene complicado para repetir victoria por Suecia estando tan reciente el éxito de Loreen, pero se trata de quedar bien más que de ganar Eurovisión.

Para mí, este sería el top de Sanna en el Melodifestivalen:

2011 I'm In Love
2003 Hela världen for mig
2007 Våger du, vågar jag
2008 Empty Room
2014 Undo
2005 Du och jag mot världen
2001 Igår, idag

Y no porque la de 2011 me pillara en Estocolmo y pudiera verla sobre el escenario del Globe Arena, sino porque es para mí, de verdad, la mejor de sus canciones.
Pussar och kramar!