Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



Acabo de ver el último episodio de la temporada de Downton Abbey. Ha sido, como siempre, espectacular. Y aunque el final no haya sido un sobresalto que nos mantenga en vilo hasta el próximo otoño, eso no quita para que el episodio en sí no haya sido toda una montaña rusa de emociones. De repente estaba carcajeándome en el sofá ante la última ironía inglesa cuando no estaba yendo a buscar un pañuelo porque no pude reprimir las lágrimas...

Últimamente, mi vida es también así. Salvo por lo de las carcajadas. No hay, sencillamente. Pero los bajones son tan grandes que ya volver a sentirme un día tranquilo y afable es como si fuera una felicidad extrema. Este año he aprendido muchas cosas, una de ellas que he perdido por completo el control, pero no tanto como supongo, en tanto que gano en lucidez. Otra cosa es que sepa qué hacer o hacia dónde seguir el camino, a pesar de que me conozca mejor que nunca.

Quiero que 2015 sea un año de grandes cambios, especialmente en lo profesional y, sobre todo, en lo personal. Y no me refiero en mi vida personal, que esa, afortunadamente, va bien, sino en mi interior. Seguir trabajando para conseguir ser feliz y estar, como dice el anuncio, 'a gusto con mi vida'. Eso implica darle a cada qué y a cada cual la importancia que realmente se merece. Manos a la obra. Pussar och kramar!

0 comentarios

Publicar un comentario