Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Leía sobre la retirada temporal de Pastora Soler cuando llegué a la conclusión de que estoy un poco como ella. No porque de repente tenga pánico escénico, que no soy precisamente de escenarios, pero sí en tanto que, como ella, he perdido algo que siempre tuve: el control.

No sé qué me ocurre, pero soy incapaz de controlar la ansiedad laboral. Los expertos que conocen mi historial me dicen que antes no es que la controlara, sino que la calmaba comiendo y no era consciente de todos los nervios que tenía hasta que no era una cosa desmadrada; y que ahora, como no como mucho, no los apago así como así.

Yo creo que, independientemente de la comida, todo es un asunto de inseguridad. Antes la ansiedad laboral la controlaba mejor porque era 'mi mierda, una conocida en la que ya sabía chapotear sin angustiarme'. Ahora, como freelance, no hay mierda que valga, porque trabajas para mucha gente, clientes cada uno con sus pros y contras, y tú eres solo un recurso. Además, precisamente porque estoy empezando, aún no he entrado en las ruedas de los pagos que me permitirían una estabilidad económica dentro de una situación en la que algunos pagan incluso a los 120 o 150 días.

Sea como fuera, el caso es que hay días en los que, como el lunes, todo se desborda y el estrés te mata, te pone a mil y te agota como si te hubieran dado una paliza. Quiero pensar que, como no comí grasas, tantos nervios me ayudaron a quemar calorías. Ya que no me calmo y la meditación no termina de funcionar, al menos, que adelgace...
Pussar ch kramar!

0 comentarios

Publicar un comentario