Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Con todo el dolor de mi corazón, he decidido abandonar Pepephone y solicitar la portabilidad a Vodafone. La alianza entre la compañía británica y ONO supone, en mi caso, la posibilidad de optar a una tarifa especial para clientes de la fibra óptica que dejaría mi factura de móvil en menos de 3 € mensuales. Mi pobreza actual es extrema, así que no tengo demasiado margen para pensármelo, ya que, aunque pago muy poco con Pepephone, casi nunca más de 12 € mensuales, sigue siendo un ahorro considerable.

Y me da pena porque creo que en otras circunstancias no lo hubiera hecho. Nunca me he sentido mejor tratado por una compañía telefónica que los años que he estado con Pepephone (con los que sigo conservando la segunda de mis líneas, la que uso para el trabajo) y, si tuviera aún mi anterior trabajo, con sueldo fijo, vacaciones remuneradas y todo eso, sé que los 100 € anuales que me voy a ahorrar con el cambio no valdrían tanto.

Siempre lo he dicho, valoro mucho más la libertad que me ha dado siempre Pepephone para hacer y deshacer, quejarme y alabar, y la respuesta que también he recibido, para quitarse el sombrero. Un trato que jamás he visto ni en Movistar, ni en Jazztel, ni en Vodafone... y que ahora me da pena no poder recompensar siendo su cliente y pagando lo que creo que es justo.

Como diría Scarlata O'Hara, con la mano levantada, juro que volveré a ser cliente con mi número personal, el que más uso. Mientras, Pepe, que sea un hasta luego...
Pussar och kramar!

1 comentarios

  1. rickisimus2  

    Una lástima querido Nils, pero como bien dices: volverás.

Publicar un comentario