Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

He vuelto al gim. Hace mucho que no contaba mis aventuras deportivas por el blog y, mira por donde, ha tocado hoy.

Más o menos os pongo en situación. Mis primeras semanas de adelgazamiento las pasé haciendo deporte algunos días por semana (pocos) en el gimnasio municipal del barrio. La fauna era tal, hormonalmente hablando, que estaba todo el día fascinado. Luego lo abandoné porque empecé a hacer gimnasia casi a diario en la clínica en la que perdí peso, con dos entrenadores que adaptaban todo el ejercicio a las pocas calorías que comía.

Cuando llegué a mi peso, mantuve el entrenamiento en la Clínica, ya que creía necesario incorporar el deporte a mi vida diaria. Eran dos veces por semana con Carlos, mi entrenador, que me puso un programa de tonificación para la piel y un poco de musculación. El caso es que cancelaron esas clases y yo he continuado con Carlos todo este tiempo. Sin embargo, mi situación económica ha motivado que no pueda mantener dos días por semana el entrenamiento personal, por lo que ahora le veo una vez por semana y voy a un gimnasio del barrio otros cuatro.

Como voy por la mañana, temprano, no hay mucha gente y, mucho menos, cancaneo general, por lo que en cuanto a hormonas es más bien un desastre. Sin embargo, me he dado cuenta, y esto es lo que quería contar aquí, que he mutado o algo raro ha pasado en mi cabeza que, desde que empecé a entrenar allí, en vez de fijarme en la merendabilidad de los guapos, no hago más que hacerlo en los músculos, así en general. Me quedo embobado viendo pectorales, triceps, isquiotibiales, biceps... los tengan guapos o feos, merendables o no...

La razón es que ahora estoy cambiando las rutinas para muscular, que se acabó ya el mantenimiento sin más. Me pasó cuando me saqué el carné de conducir, que no paraba de hablar y fijarme en los coches. Ahora tocan los músculos... Y se ve cada pectoral en ese gimnasio... Ay, omá, quién lo tuviera. No me quejo, voy en buen camino y se notan ya algunas mejoras, pero esto es de medio recorrido e incluso largo.

Como le decía el otro día a ACE76, qué pena no tener Instagram para presumir de progresos... Pussar och kramar!

4 comentarios

  1. Christian Ingebrethsen  

    Demasiado inflado el de la primera foto... Ánimo, aunque esperemos que tampoco te pongas como él.

  2. Nils  

    Descuida que eso va a ser complicado y tampoco lo pretendo. ¡Con lo poco que me gusta pasar tiempo allí!

  3. Sufur  

    ¡Ojo con la vigorexia, don pectorales! :-)

  4. Antonio Campoy Ederra  

    Abrirse un Instagram es muy fácil, ya sabes... ;-)

    Mucho ánimo con el gimnasio. Con una buena dieta, buenos consejos y disciplina ya verás como en seguida llegan los resultados!

Publicar un comentario