Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Cuando una persona pasa a la historia por un hecho, aun y cuando este no fuera puntual, sino que tuviera una duración considerable en el tiempo, ¿es lo único que define su biografía? Es decir, si una persona fue muy buena, un santo literal, durante 20 años; y luego se dedica los siguientes cinco a matar a gente indiscriminadamente. ¿Es una mala persona? ¿Lo anterior no cuenta a la hora de hacer una evaluación general? ¿Un hecho malo elimina al otro? ¿O es una evaluación continua y lo que cuenta es lo último, y lo que viniera antes da igual?

Es una reflexión que me ha venido a la cabeza con la selección biográfica que han hecho estos días de la vida de Adolfo Suárez. El primero, el rey, que en el discurso más propagandístico que le recuerdo, basó prácticamente su relación con el fallecido a la Transición, como si cuando era Príncipe no se conocieran ni estuvieran en el mundo de la política de entonces. Del mismo modo, políticos y periodistas se centraban en loar a la figura del Suárez de finales de los 70 y primeros 80. El resto se obviaba.



Y quizás se omitía porque no quedaba bonito que se recordara que Suárez fue un político de alto nivel durante la dictadura franquista. Quizás porque queda mejor que sólo nos fijemos en su imagen dando la puntilla al Movimiento, siendo él su ministro Secretario General. Pero, ¿acaso era posible en esa época llegar a ese puesto sin ser una persona completamente adherida a las ideas de Franco? ¿Acaso se podía ser Gobernador Civil o Procurador en los 60 si se tenía una conciencia política discordante? ¿Se podía ser comunista y declararlo abiertamente en la Ávila de aquellos años en los que Suárez era el gobernador Civil? ¡Y qué decir de la dirección de RTVE!

Igual que la historia quedaría coja si sólo viéramos su papel como franquista adherido a las estructuras del Régimen. También lo es hablar sólo de él como el protagonista de la Transición, aún y cuando está claro que es ahí donde su labor va a quedar para la Historia, y no antes.



El domingo me preguntaba si Suárez y Fernández Miranda, en el caso de que Carrero Blanco no hubiera volado por los aires por culpa de ETA, hubieran llevado a cabo su reforma política. ¿Habrían dado el paso? ¿Hubieran sido apartados o exiliados en ese caso? ¿Se les hubiera adherido Carrero? ¿Y Juan Carlos I? Nunca lo sabremos. De lo que no me cabe ninguna duda es que, si no hubiera habido transición y siguiéramos en una dictadura, Adolfo Suárez y su familia hubieran vivido igual de bien, que para algo eran la casta privilegiada del sistema. Se lo cargaran o no. Pussar och kramar!

2 comentarios

  1. MEG  

    Me encanta tu reflexión al respecto, es muy acertada.

  2. Nils  

    Gracias, Meg : )

Publicar un comentario en la entrada