Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



Antes, cuando trabajaba en un semanario, no había mucho descanso. Miento, el fin de semana, que empezaba el viernes por la tarde, y los lunes por la mañana, mientras mis jefes se reunían y los demás dormitábamos o preparábamos con calma cosas para la semana. Ahora, en cambio, como trabajo en una revista mensual, el ritmo ha cambiado. Hay una semana en la que se dormita y otra en la que vas de cabeza y que puede incluir perfectamente un fin de semana completo de trabajo.

¿El resultado? Que pierdas por completo el norte y no sepas en qué día estás. Hoy se supone que es miércoles, pero ayer me tuve que repetir mil veces que era martes, porque trabajé viernes, sábado y domingo, y el lunes no falté a la cita, pero tuve un sarao nocturno de cena de impresión y fiesta con cócteles chachi pirulis que me dejó la sensación de que era un viernes perpetuo. Y como ayer trabajé hasta la hora de comer, pues por la tarde sentía que seguía en viernes. Pero no, hoy es miércoles y ayer, martes.

Menos mal que pasado mañana sí que es viernes y, como no hay colegio en Madrid, hemos decidido cogernos el día... Salvo la comida, que ya tenía una reunión programada y prefiero no posponerla, porque la semana que viene empezaremos a trabajar con bastante ritmo y, si conseguimos adelantar muchas cosas, igual evito trabajar un fin de semana o dos... Y yo siempre había pensado que lo mejor era un mensual... En unos meses lo vuelvo a contar. Pussar och kramar!

1 comentarios

  1. Sufur  

    ¡Imagínate que trabajaras en un anual!

Publicar un comentario