Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

No han sido pocos los que, al llegar al poder, se han dedicado con ahínco a eliminar a posibles rivales que pudieran, más pronto o más tarde, quitarles el puesto. Y no me refiero a rivales de partidos, facciones o clanes opuestos, sino a los de su propio lado. Bajo la filosofía de que en un mundo sin segundos, el primero es más poderoso, se fueron manejando con soltura personajes como Stalin, las tres generaciones de dirigentes de Corea del Norte y un sinfín de dictadores desde la Antigüedad.

Pero la ausencia de segundos no es sólo una táctica política, sino también empresarial. Uno de los que la desarrolló con bastante soltura fue Pedro J. Ramírez en el mundo. Tras su despido, algunos hablaban de Casimiro García-Abadillo como sucesor natural. ¿Casimiro qué? ¿Sucesor natural? Cualquiera que haya pasado por Unidad Editorial sabe que allí no había sucesores naturales, ni herederos ni nada que se le pareciera. El baile de puestos, los cambios y destituciones, las caídas en desgracia eran pan de cada día; y a eso había que sumarle la personalidad de una persona encantada de conocerse y al que le gustaba más ser el centro de atención más que a un tonto un lápiz y que no se perdía la posibilidad de estar en un debate televisivo por algo tan baladí como un cierre de edición.

Dicen algunos que el periodismo español es peor sin Pedro J. Ramírez al frente de 'El Mundo'. Yo creo que el periodismo español no podía ir a peor, pero sin duda el despido de este señor no lo va a perjudicar. Incluso puede que al contrario, porque no hay peor periodista que aquel que, en vez de contar la verdad, se empecina en contar la suya, contra viento y marea, o que está dispuesto a todo por vender diarios, aunque sea mentir a los lectores. Y que yo sepa, el periodismo no tiene nada que ver con el comercio periodístico. Pussar och kramar!

PD: Muy buenos ayer los de El Mundo Today. Pocas veces el sarcasmo fue tan crítico.

0 comentarios

Publicar un comentario