Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



Si cierro los ojos, aún oigo como si fuera ayer la voz de Javier Ares llamando "extraterrestre" a Miguel Indurain mientras el navarro hacía historia en las montañas francesas. En su momento, me parecía simpático, un estilo diferente de narrar el deporte que supo calar hondo. Como todo, el abuso cansa. Lobato en la Fórmula 1 y, sobre todo, los comentaristas talibanes del fútbol se han encargado de banalizar la adjetivación superlativa, una fórmula que cada vez me rechina más, sobre todo porque empieza a convertirse en algo tan habitual el ensalzar a los deportistas como si fueran dioses que hasta ellos mismos se lo creen.

Pero hoy quiero hacer precisamente lo que critico. Si hay una persona que ha sido vitoreada hasta la médula en este país, ése es Rafael Nadal. No le quito un ápice de mérito a todo lo que ha conseguido y demostrado, porque es para quitarse el sombrero, pero lo de este pasado fin de semana ha sido ya rizar el rizo. Que consiguiera llegar a una final con ampollas en las manos, la espalda jodida, prácticamente lesionado, soportando temperaturas propias del Sáhara... y no sólo eso, sino que lograra ponérselo difícil al rival para que terminara necesitando más de dos horas para derrotarle, en esas circunstancias, es para realmente pensar que el manacorí no es de este mundo.

Al César lo que es del César; y Nadal es, sin duda, uno de los mayores ejemplos de superación y arrojo, de profesionalidad en el deporte de élite y de responsabilidad. Seguramente, fuera de su campo, haya muchos como él; pero en los que tienen la suerte o el privilegio de estar de cara al público no cumplen mayoritariamente con esa descripción. Es por eso que hoy toca quitarse el sombrero ante un grande. ¡Bravo, Rafa! Pussar och kramar!

1 comentarios

  1. rickisimus2  

    Verdaderamente grande. La educación que ha tenido este muchacho debería ser ejemplo para cualquier deportista de éxito. Todo lo contrario que todos esos futbolistas que parece que van a ir a "Hombres, mujeres y viceversa".

Publicar un comentario