Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Si te das una vuelta cada cierto tiempo por Madrid asusta comprobar la falta de originalidad en el sector del pequeño comercio. Aquí la máxima es ganar dinero rápido y que la inversión retorne aún más rápido, y si para eso hay que torpedear el sector, se torpedea, que más vale migajas para 100 que una barra completa para 10.

Esto viene a cuento a que el otro día me enteré de que había en Ortega y Gasset una pastelería portuguesa llamada Lisboa. Últimamente no paran de abrir en el centro pastelerías y cafeterías portuguesas. ¿Es que hemos descubierto de repente los pasteis de nata? ¿A cuento de qué viene tanto café Delta y tanta sublimación de los postres portugueses? Y ojo, que no es porque no sea un gran fan, que precisamente si hay un café que me encanta es el portugués, pero así, de repente, media docena de sitios nuevos ofreciendo lo mismo... ¿Es que no hay más países con dulces típicos? (eso sí, de poner precios portugueses, ni hablamos)

Pero no sólo abren sin parar cafeterías lusas. También es cada vez mayor el número de perfumerías de imitación de grandes marcas. Son esas que afirman conseguir el mismo resultado pero por un precio ridículo. Pues sólo en un pequeño tramo de Bravo Murillo hay cinco diferentes. ¿En serio hay negocio para todas? Y hace unos meses fueron las parafarmacias o las tiendas de yogur helado... por no hablar de la cadena Tiger, pero como en este caso no son franquicias, pues no los meto en el mismo saco.

Al final, como ocurrió con las tiendas de telefonía, las inmobiliarias o los Compro Oro, el éxito de los primeros que tuvieron la genial idea de abrir local se vio sumergido, aplastado y sepultado por las decenas de espabilados que también querían sacar tajada del negocio. Eso sí, seguro que todos ellos se llaman a sí mismos emprendedores...
Pussar och kramar!

1 comentarios

  1. Christian Ingebrethsen  

    Totalmente de acuerdo, que vale que hoy en día está todo inventado pero de ahí a ponerse a copiar como si no hubiera mañana...

Publicar un comentario en la entrada