Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



El mundo de la moda, el diseño e incluso la gastronomía ha reivindicado para sí lo naïf. Desde hace unos años, asistimos a una vuelta de lo infantil bajo la excusa del amor por lo vintage, la segunda mano, el rescate de piezas y prendas de los baúles y la añoranza de tiempos que 'tuvieron que ser mejor', aunque sea más que obvio que, seguramente, no fuera así. Pero se ha hecho desde un punto de vista, como ocurre con las modas, meramente estético, ya que no hay muchos dispuestos a renunciar a los placeres de los adelantos del siglo XXI.

Hay quien ha hecho negocio de esto. Un claro ejemplo son las malenis. Con la excusa de que nada como el hogar, han llenado de cupcakes y complementos de repostería (de silicona a ser posible, de Lékué sí o sí) las baldas de librerías y tiendas de decoración, así como las calles con boutiques de 'frosting' artesano, signifique eso lo que signifique. Pero naïf o vintage no es sinónimo de malenismo. De hecho, ambos conceptos ni siquiera tienen por qué ir de la mano.



Buena muestra de ello es A Vida Portuguesa, una boutique que reivindica el packaging de principios y mediados del siglo XX como 'nuevo postmodernismo' y que se ha convertido en visita obligada en Oporto (donde nació el proyecto, de la mano de la periodista Catarina Portas) y en el barrio lisboeta de Chiado. Que nadie espere allí las ñoñadas de Mr. Wonderfull y sus productos 'buenrollistas'. Sus baldas son una oda al diseño gráfico, a los maestros de la ilustración comercial, a los primeros 'decoradores' de la sociedad de consumo y, por qué no, al 'product placement'. En su catálogo, por ejemplo, las múltiples latas de aluminio de Derriere la porte, así como antigüedades y curiosidades lusas como bolachas de jengibre o cajas de lápices Porquinho.

Un vintage del siglo XX que marca tendencia en el XXI y que, ojalá, tenga su réplica española dentro de poco, sin caer en lo ñoño ni en el merchandising turístico. ¿Será posible? Pussar och kramar!



0 comentarios

Publicar un comentario