Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Las tiendas de aplicaciones para móviles y tabletas están a rebosar de app de todo tipo. A mí no me suelen interesar, pero de vez en cuando das con alguna que te soluciona alguno de esos #dramasdelprimermundo que tanto nos desvelan. Es como la versión gratuita de Parcel, que te tiene informado del estado de hasta tres envíos para que el mensajero no pase de largo mientras tú estás comprando manzanas reinetas (¿os he dicho que he aprendido a asarlas al microondas sin calorías?), o el Shazam.

Reconozco que con ésta última tengo una relación de amor-odio. Amor porque creo que es interesante y todo lo que me sirva para descubrir nuevas canciones es bienvenido. Odio porque mi teléfono móvil de mierda apenas tiene memoria y ocupa tanto que me lo suele petar a nada que pide actualizarse.

Hace unos días me encontraba en el probador de una tienda de ropa (Tenkey, mi nueva marca fetiche) con la que luego fue mi nueva camisa blanca, cuando sonó una canción en el hilo musical. La llevaba oyendo un minuto o así y ya decidí que me encantaba y que quería saber qué tema era, así que saqué el Shazam. Casi me desespero porque pensé que, a la velocidad que suele ir el móvil, no llegaría a tiempo de ponerlo a buscar. Para mi sorpresa, lo logré.

Y para mi desmayo, resulta que la canción que sonaba ¡era de una cantante española! Ni el ritmo, ni la producción, ni el estilo me hicieron pensar que se trataba de una compatriota. ¡Y mucho menos de Angy!, aunque esto es normal porque no he seguido su carrera y no distingo su voz ni me sé sus canciones. Lo que sí tengo claro es que su Boytoy, que lanzara hace ocho meses ya, me encanta y se ha convertido en uno de los descubrimientos del mes, que por cierto está siendo prolífico en canciones...
Pussar och kramar!

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada