Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Una persona muy sabia me ha recomendado que trate de comportarme como nunca he hecho: sin querer anticiparme, sin miras más allá de 24 horas, lo que viene siendo un Carpe Diem. Sé que no le faltan razones, sé que no sé hacerlo y sé que quiero intentarlo. Una de las cosas por las que me lo dijo es porque le confesé mi miedo a que me pudiera la pereza a la hora de ponerme en casa a estudiar sueco. Me había reservado la mañana de ayer miércoles y el martes se me ocurrían mil excusas para no ponerme e incluso sin ellas, todo era pereza. Me dijo que no pensara más en el tema, que me limitara a levantarme el miércoles y que ya vería qué pasaba y si tenía o no ganas.

Tenía razón. Me levanté y, para mi sorpresa, no me costó sentarme en la mesa del salón con mis diccionarios, el cuaderno, los bolis, el iPad (sí, el profe nos deja tarea y material en un Dropbox y como en el salón no tengo el ordenador ni lo quiero para no distraerme, veo las cosas a través de la tablet) y muchas ganas de hacerlo bien hasta por lo menos las 11, que era cuando tenía previsto irme a hacer deporte. El caso es que no paré a las 11, sino a las 13 h y porque me llamaron para pedirme una cosa urgente de trabajo. Luego por la tarde continué un poco más y, si no hay cambios, esta mañana de jueves la pienso aprovechar terminando todo lo que me he propuesto estudiar esta semana.

Estoy contento y me siento un poco tonto. Contento porque he conseguido el objetivo e incluso lo he llevado más allá. Tonto porque el tiempo que pasé preocupado lo pude haber empleado en otras cosas como, por ejemplo, ser más feliz y no una nube negra. ¿Por qué me cuesta tanto disfrutar de las cosas buenas y estirarlas como un chicle para que la felicidad que siento en algunos momentos no dure lo que una cerilla, sino que sea Roma el día que Nerón sacó el mechero?

No dejo de pensar en que esta personalidad que me he configurado me perjudica más que me beneficia. Y aunque tenerlo todo controlado y buscar la perfección no creo que sea un problema, sí lo es no poner el foco en otras cosas que son igual de importantes, como la felicidad intrínseca que se consigue aprovechando todo lo bueno que hay en tu vida. Seguiremos trabajando en ello... Pussar och kramar!

0 comentarios

Publicar un comentario