Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

De toda la vida, septiembre ha sido el mes de la vuelta al cole, al trabajo, el fin del verano, la llegada del frío... Es cierto que el cambio climático y los calendarios escolares no siempre han acompañado para que la teoría se cumpliera, pero es cierto que es llegar el día 1 y se cambia el chip, hasta el punto de que los días de sol parecen menos calurosos.

Este año, mi mes de septiembre ha sido bastante peculiar, ya que fue el que elegimos para irnos de vacaciones. Y no unos días sueltos, sino toda la primera quincena. Mi opinión a bote pronto: nunca más. Y no porque no haya sido un lujazo poder movernos por Japón con temperaturas mucho más soportables que las que hizo en agosto (por cierto, ha sido uno de los veranos más calurosos que jamás se recuerdan en el archipiélago), sino porque la vuelta está siendo más cuesta arriba que nunca. Por un lado, porque todo el mundo lleva ya dos semanas mínimo de incorporación laboral, por lo que han tenido tiempo de sobra para recuperarse del estrés post-vacacional o la vuelta al paro, según el caso. Por otro, porque esperan de ti lo mismo, y se me ha acumulado mucho que hacer en muy poco tiempo y ando muy descolocado.

Así, de repente tengo una pila de cosas por hacer, pero resulta que tengo jetlag, cero ganas de empezar con nada, que ando de animo tirando a mal y que no estoy en mi mejor momento en prácticamente ninguna faceta. Vamos, que todo son alegrías... Echemosle la culpa al jetlag, que no se queja. Pussar och kramar!

0 comentarios

Publicar un comentario