Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

A principios de la semana pasada, una compañera me comentó lo bien que se lo habían pasado en un sitio cerca de La Granja (Segovia) recogiendo moras en familia. Me pareció un plan magnífico y, como me dijo que los mejores días para 'cosechar' eran ese fin de semana y el siguiente, no me lo pensé dos veces: el sábado tocaba ir a por moras sí o sí. Eso sí, nosotros íbamos con un guía de excepción que nos llevó mucho más cerca, a Navacerrada, donde se podían coger bastantes sin necesidad de salir de la provincia de Madrid.

La lluvia deslució la experiencia, pero casi que lo agradezco porque al final, gracias sobre todo a un rato en el que el tiempo dio un descanso, llegamos a casa con muchísimas más moras de las que pensaba y, como no queremos que se pongan malas, nos estamos pegando un lote a comerlas que tengo miedo de que se nos ponga la piel de color púrpura. Vamos, que si llega a salir el sol, no quiero pensar cuántos kilos hubiéramos recolectado, porque estaba la sierra cuajada de zarzas.

Ayer desayuné y merendé moras con yogur. El rubio lleva ya varios batidos de moras (por cierto, muy ricas en proteínas) con frutos secos y leche. A eso hay que sumarle un bizcocho que hice de moras y chocolate a la stracciatella... y que he regalado a algunos amigos. Aún así, quedan para dos o tres días... No me importa. Aunque me canse, las considero un símbolo de mi nueva vida. Podría haber preferido quedarme en casa, un sábado tranquilo, mucho más si llovía, pero me empeciné en ir, en moverme, en hacer cosas con mi chico y dos buenos amigos, no estar solo para variar... y lo disfruté como nunca, me mojé en plena lluvia con una sonrisa de satisfacción, me sentí feliz y pleno. El año que viene, repetimos. No faltaré a la cita. Pussar och kramar!

3 comentarios

  1. MEG  

    Chaaaaaaacho, cuidao con los atracones de moras, que luego vas muy "suelto"...

  2. Nils  

    Pues no me quejaré de eso : P

  3. Sufur  

    Yo, lo que quisiera que alguien me explicara es qué narices tiene la Zarzamora, que a todas horas llora que llora por los rincones. Está dejando todos los rincones de la ciudad hechos un asco. ¡Que alguien la pare!

Publicar un comentario en la entrada