Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



El martes estuve en el cine, pero no para ver una película, sino para asistir en directo al concierto de Robbie Williams en Tallin (Estonia). Fue un regalo sorpresa que le hice al rubio, que es un gran fan del cantante. Nos divertimos como enanos.

Fue una experiencia fascinante. Está claro que sólo las grandes estrellas como Robbie son capaces de un espectáculo como el que él puso en escena. Grandioso, impresionante, genial... me quedo sin adjetivos para calificar las dos horas de euforia que transmitió no sólo a los 70.000 espectadores que estaban allí en directo (la foto del aforo es increíble, y en imágenes aéreas, ni te cuento), sino también a los muchos que nos agolpábamos en los cines de media Europa. Los pelos de punta cuando interpretó 'Angels', entre otras, fue la mejor prueba de ello.



Los cantantes de la talla del británico están hechos de una pasta especial. Un señor con sobrepeso y pasados los 40 como Robbie se crece en el escenario hasta parecer un chaval. Qué agilidad, qué forma de bailar, moverse, saltar... Tenía una elasticidad que ya quisieran para sí muchos más jóvenes y delgados, ¡y encima con una hernia que le estaba dando problemas! Para quitarse el sombrero. Ojalá venga pronto a dar un concierto a España, porque me encantará presenciar un show como el que dio el martes, máxime cuando fue una auténtica antología de sus grandes éxitos. Y qué voz. Durante dos horas sin parar, sin descansos ni nada, estuvo desgranando un montón de canciones, y con un vozarrón que no se vino abajo ni en los últimos compases.

Del concierto me quedo con muchos detalles, como cuando salió al escenario Olly Murs a cantar con él 'Kids', haciendo de Kylie Minogue; o la cara de WTF! que puso Robbie cuando elige a una chica para subirla al escenario y resulta que no es de Estonia, sino de Lituania. Para mi regocijo, aprovechó la situación para hacer un chiste sobre Eurovisión y los cero puntos que se iba a llevar Lituania... También me sorprendió cuando empezó a cantar 'Baby, One More Time' de Britney Spears, y aún más cuando la ligó con 'We Will Rock You' de Queen. Un verdadero crack.

Fue un regalo para el rubio, pero para mí también. A sus pies, Sir Robbie.
Pussar och kramar!

0 comentarios

Publicar un comentario