Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



Dicen que no hay nada como una buena percha para que todo traje siente bien. La realidad, en cambio, nos ha enseñado en que no siempre pasa eso. Para desgracia de algunos, como realmente lucen perfectos es sin ropa. Y no, no me refiero a esas personas que están mejor desnudas porque deslumbran con su cuerpazo (ñam ñam) sino a las que no les sienta bien, o al menos no tan bien como se esperaría gracias a su anatomía, una buena prenda. Es cierto que engañan a la vista y que, por tanto, deslumbrarán en cuanto se la quiten, pero puede que el destino les haga más complicado que a otros llegar a ese punto de desvestido...



No tienen ese problema los que pueden lucir un traje y que éste les esté como un guante. Son seres odiables que pueden presumir de tener un físico y un porte acordes y envidiables. Aunque siempre se puede jugar al despiste y es que, igual que muchos aprenden a disimular michelines u otros defectos físicos, también es posible saber cómo hay que vestir un traje para hacer creer que se tiene un cuerpo mucho mejor del que se posee realmente. Ahí está la verdadera pedagogía de la moda: el tener la capacidad suficiente como para maximizar el poder visual de cada prenda. El secreto para ello: conocerse, mucho y cada día.



No se trata de ser narcisistas, pero no hay que rehuír el espejo, mirarse en él, tocarse el cuerpo y descubrir curvas, formas, aristas... Si información es poder, conocimiento lo es todo. Encontré esta serie de fotografías en Tumblr y me llamó la atención cómo a algunos de los modelos no les sentaba bien el traje para el cuerpo que tenían; cómo otros estaban igual de merendables en una y otra imagen; así cómo la camisa y la americana eran capaces de darle más puntos de los que merecían a otros. Y si les pasa a ellos... Pussar och kramar!

0 comentarios

Publicar un comentario