Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Una de las cosas que más me frustraba de mi nuevo vida de parado es que había previsto invertir mucho tiempo en leer libros, porque suponía que tendría mucho tiempo libre para ello. Pero no, pasaban los meses y no había empezado ni uno. Y no porque estuviera muy ocupado, sino porque me podía la pereza y, al final, terminaba jugando al iPad a cualquier cosa antes de leer las aventuras y desventuras de algún personaje loco de 'chick lit'.

Hablo en pasado porque, afortunadamente, he dejado atrás esa etapa. La causante no podía ser otra que una de las musas de ese género y, para mí, mi escritora preferida con diferencia: Sophie Kinsella, a la que encima tuve la suerte de entrevistar hace unos años. Acaba de publicarse en papel 'Tengo tu número', su último libro, y podría decirse que, como siempre, me lo he 'bebido' en tres días. Y también como siempre, me ha encantado y me he reído muchísimo. Hace ya tiempo que salió en formato digital, pero no me apetecía leerlo en el iPad, a pesar de que lo tenía descargado en pdf. No, yo los libros los leo en papel.

Y ahora estoy leyendo 'Por fin en casa', de Julia Llewellyn, que me está gustando mucho y cuya estructura narrativa me recuerda a la película 'Love Actually', no sólo porque sean múltiples historias que se cruzan, sino porque también es en Londres, por diferentes barrios de la ciudad. El secreto para coger ritmo de lectura ha sido escaparme, muchos días con el rubio, a un Starbucks a leer. Nada de iPad, nada de estar en casa con la tentación del ordenador y las series. Sólo el móvil y el libro, y sentarnos en los sofás una o dos horas, con un café grande en la mesa. Así, entre páginas y un poco de conversación, he pasado algunas de las tardes más relajadas y satisfactorias del último mes. Me encanta. Pussar och kramar!

2 comentarios

  1. MEG  

    ¿Prefieres leer en un café que en la tranquilidad de tu casa? Yo no lo entiendo, creo que sólo hay una cosa que supera a leer en casa y es hacerlo en un día tranquilo frente al mar.

    Por otro lado, yo ya no compro libros en papel y lo siento por los libreros, pero el libro electrónico me permite llevarlo en el bolso y leer en cualquier sitio sin cargar peso.

  2. Nils  

    Más que preferencia, es que en mi casa me distraigo con mil cosas y no consigo centrarme en la lectura. En una cafetería, si sólo voy con el libro, no me pasa.

Publicar un comentario