Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



Le he cogido un cariño sin igual a mis tazas. No sé exactamente cuándo comencé a encariñarme con ellas, pero la realidad es que, hoy por hoy, las quiero como a un hijo. Y, como me ocurriría con los bebés, no aspiro a familia numerosa. Con las que tengo, hay suficientes, y todas tienen una historia, por lo que les tengo si cabe aún más cariño.

Ahora mismo tengo cuatro. Por un lado, una roja muy grande con el logotipo de Friends que me regaló el rubio a juego con otra de color blanco. A la blanca se le rompió el asa una vez que se cayó al suelo y ahí sigue, pero la mía es la roja. Actualmente es exclusiva para mi caldo de verduras de antes de comidas y cenas. ¡Y ojo con que alguien la use para algo! Es mía y sólo mía.

Otra taza que tampoco me gusta mucho que cojan es la que me trajo una amiga de China. Reconozco que los JJOO de Pekín me provocaron más rechazo que otra cosa, al entenderlos como plataforma de propaganda del régimen de aquel país, pero el color y el diseño de la taza me chiflaron desde el primer momento que la vi. Es la que suelo usar para tomar cafés, leches... Aunque le ha salido una competidora, recién llegada al club: la de Mr. Wonderfull que me regaló otra amiga por mi último cumpleaños. Ella, como la taza, es la bomba, y también han caído muchos cafés en ella.

La última es la más pequeña. Tenía antojo de ella desde hacía años. No podía ir a un Starbucks sin pensar que la compraba... y así fue hasta que el rubio me la compró. Es así de pequeña porque es la que uso para las infusiones y como éstas no me gustan aguadas, cuanto menos líquido quepa, mejor. Además, me gusta mucho su diseño y la forma redondeada.

Lo malo de encariñarte con estas cosas es la pena que da cuando se rompen, la mala leche que me entra cuando las usan otros, el agobio cuando de repente te regalan más tazas y ya no sabes qué hacer con ellas pero no quieres tirar las viejas... Sí, estoy fatal de lo mío... Pussar och kramar!

5 comentarios

  1. MEG  

    Yo también soy de tazas. Hay una específica para mi desayuno y cuando se me rompió, tardé como 2 meses en encontrar la adecuada y no podía ser otra.
    En una distinta tomo el té y nadie en mi familia entiende que "mi taza" es mía en exclusiva.

  2. Di  

    Mr. Wonderfull es maleni. Y a mí además me da mucho asquito ese buenrollismo impostado.

    La de Friends mola.

  3. Nils  

    Meg, en mi familia tampoco lo entienden y es exasperante.

    Di, yo compenso a Mr Wonderfull con Mr Wonderfuck y así, todo arreglado : P

  4. Arwen  

    No sabes cómo te entiendo. Con decirte que llevo semanas pensando en traer una taza al trabajo y no me decido porque entonces, me faltará en casa... Fatal de lo mío.

  5. ace76  

    Mr. Wonderful será maleni, pero esa taza también me gusta a mí.

Publicar un comentario