Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Me sorprendo leyendo un artículo de EFE que con mucho acierto ha tildado la sabia Di-PorDior como "extraído de una dimensión paralela" y en el que se habla de ser bloguero de moda como una profesión "con futuro". Independientemente del hecho de que los blogs lleven ya años de capa caída, que a nadie, salvo a las obsoletas revistas del corazón, se les ocurre hacer fichajes para sus portales web y que el mercado está súpersaturado de bitacoras sobre ropa, lo que me ha hecho comentar ese desatino de artículo aquí ha sido un detalle que no sé si a otros se les ha pasado desapercibido.

Leo a una de las protagonistas del artículo quejarse de que en España no se toma en serio a la bloguera de moda como profesional. ¿Pero no se trataba precisamente de que los blogueros no eran profesionales? ¿No radicaba su frescura y espontaneidad en el hecho de que era gente ajena a los medios y, por lo tanto, 'amateurs'? Vamos, una contradicción en sí misma.

Sin embargo, más llamativo me resulta aún que quien lo dice sea Belén Canalejo, que es licenciada en Periodismo (de mi clase y una chica que, al menos cuando la traté, me pareció muy maja y muy simpática en todo momento; y me alegro un montón que se haya hecho un hueco en esto de los blogs que ganan dinero). Y me choca porque Belén, como periodista titulada y, por tanto, profesional, no puede considerarse una bloguera más. Es decir, ella tiene conocimientos y herramientas que le permiten comunicar mucho más que una cajera de Mercadona a la que le gusta la moda y sube cuatro fotos a Blogger. De hecho, como tiene incluso su dominio comprado, la web de Belén no es un blog en sí, sino un medio de comunicación 'on-line', con sus características propias, su cabecera y su imagen de marca.

¿Cuál es el miedo entonces a mostrarse como medio? No sé si ella se lo ha planteado o no, pero su web es igual que una revista, en tanto que ella es periodista. Es como si un periodista científico se abre un blog para disertar sobre investigaciones recientes o si un crítico de cocina recopila sus opiniones bajo un dominio propio. ¿Qué les diferencia de otros portales que sí actúan como medios de comunicación? Prácticamente nada salvo, quizás, esa actitud precisamente o el lenguaje cercano del blog, al que no hay que renunciar en una web si no se quiere.

En mi opinión, un periodista especializado en moda, no puede ser bloguero de moda. De jardinería, de veterinaria, de cocina... de todo eso, sin problema, porque no es su campo profesional; pero de tendencias, ropa y diseño, me temo que no. Pussar och kramar!

1 comentarios

  1. Di  

    Creo que hay un problema de base y es el nombre: "Bloguero de moda" es uno que habla de moda o es uno que enseña modelitos?
    Si se mezclan ambas cosas, completamente diferentes, bajo el mismo nombre es cuando nace esa imposibilidad de la que hablas.

Publicar un comentario