Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



Ayer realicé el viaje más largo en metro que jamás haya hecho. El número de estaciones impresiona: sin trasbordo, me hice 26 paradas hasta llegar a mi destino. Esa es la cantidad que hay entre Tetuán y Las Suertes, ambas en la línea 1. El motivo era sencillo: llegar al Centro Comercial La Gavia, donde hice mi estreno como cliente de Primark.

Sí, amigos, sí. A pesar del esnobismo marquista que me suele acompañar, y más en temas de moda, he comprado en la archiconocida tienda irlandesa de ropa barata. Hasta ahora me había resistido no ya a comprar, sino a poner un pie, pero tocaba ser prácticos. Estoy sin pantalones. No tengo ni uno de mi talla actual. Y cuando digo ninguno quiero decir armario vacío. El caso es que pensaba hacerme con alguno barato de H&M o Springfield, pero mis compañeros de adelgazamiento me lo dejaron claro: ¿En serio te vas a gastar dinero en un pantalón que sólo te va a durar un mes en esas tiendas, cuando lo tienes la mitad o más barato aún en Primark?

Y la verdad, pues es tontería pagar más por algo que tiene los días contados. De hecho, nunca he pagado menos por un vaquero: 11 euros. El patrón no es que sea el mejor (¡cómo añoro mis Lee!), pero el ahorro es incontestable. Ya habrá tiempo para comprar marcas caras cuando llegue a una talla en la que vaya a estar más tiempo que en la de ahora. Mientras, 'barateiros semus' (con lo que yo he sido...). Pussar och kramar!

1 comentarios

  1. MEG  

    No sé cómo será en cuestión de ropa de chicos, pero yo tengo un par de chaquetas (una azul de invierno y una roja de verano) que costaron bien poco y les he sacado mucho provecho. También he aprovechado camisas con estampados de temporada muy resultonas.

Publicar un comentario