Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



¿Quién no se hace una imagen estereotipada de alguien cuando un tercero le dice que es "un moderno"? Con gafas de pasta o no, con pantalones de pitillo o camisetas de rayas, ataviado con sombrero o en bicicleta... quien más, quien menos, sabe hacerse una imagen mental de eso tan abstracto que significa "ser un moderno" o, al menos, aparentarlo. Más que una moda, es una forma de vida. No, no se trata de postureo, aunque haya mucho, sino más bien de entender la vida desde un punto de vista estético en el que las tendencias y lo 'vintage' se unen para crear un universo único.

Pero, ¿qué ocurre cuando esas generaciones alternativas de musicos, diseñadores, creativos, periodistas, cineastas... crece, forman familias e incluso tienen hijos? La respuesta es: NADA. Salvo algunos, su adn estético es inamovible y la paternidad no tiene por qué convertirles en lo que no son. Ahí es donde encajan proyectos periodísticos como 'Tiny Weenie', una publicación española dirigida a padres 'modernos' y sus hijos, en la que se demuestra que otro tipo de paternidad es posible y que no es obligatorio poner lacitos y empapelar la habitación de las niñas en color rosa. Con criterio, fieles a las principales firmas de moda y a las últimas tendencias, sus creadores llenan un hueco vacío hasta ahora en nuestro panorama editorial, porque son muchos los que siguen a sus treinta y muchos yendo a festivales de música, ahora acompañados de sus vástagos.

Detrás del proyecto se encuentran dos antiguos compañeros de Unidad Editorial: Rafa Rodríguez y Sara Sáez, que su directora. Ellos no tienen hijos, pero demuestran que se trata de saber conectar, no de hacer un diario, para que un proyecto como éste funcione. En las páginas de sus diferentes números se desgranan reportajes de música, de afrontar la tarea de ser padres, de moda infantil chula y nada maleni con artículos para los pequeños, páginas para que dibujen y jueguen y recetas de cocina divertidas y artísticas. Todo ello con una maquetación que juega con el blanco y negro, fondos monocromáticos y fotografías a toda página.

Vanguardia en estado puro que no es de extrañar que entre sus puntos de venta, muy contados, se encuentre Collette en París o la tienda del Museo Thyssen de Madrid (la edición es bilingüe inglés-castellano y cuesta 3 €). No me considero público objetivo de 'Tiny Weenie', pero he de decir que me faltó tiempo para felicitar a Sara por su revista. Bien hecha, con calidad y buen gusto, demostrando que ser padres hoy día no tiene por qué ceñirse a un corsé de estilo de vida típico y, sobre todo, que cuando hay una buena idea y ganas de llevarla a cabo, se pueden hacer proyectos editoriales muy interesantes, a pesar de la crisis. Pussar och kramar!

0 comentarios

Publicar un comentario