Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

¿Puede haber alguien en el planeta al que no le guste el cine? Yo creo que es imposible. Es decir, te puede desagradar cierto tipo de películas, algunos actores concretos, una temática... pero en sí el cine como arte, me niego a pensar que haya alguien que lo deteste y que hubiera preferido que los hermanos Lumière se hubieran dedicado mejor a patentar la batidora.

Otra cosa es ser cinéfilo. Yo no encajo en esa descripción. No me pirro por ir a una sala a ver una película. Ahora la excusa perfecta es el precio, pero reconozco que antes tampoco iba mucho (salvo cuando estudiaba, que en Pamplona había una oferta de entradas a 350 pesetas si tenías un saldo mínimo en tu cuenta de ahorros de Caja Pamplona). Las películas que a mí me gustan suelen ser bastante malas y no merecen la pena el gasto. De hecho, se pueden ver en el salón de casa sin perder un ápice de efectos, sonido o paisaje. Así, no seré yo el que se quede en vela la noche de los Oscars para conocer a los ganadores de las estatuillas.

Sólo lo hice una vez. Fue precisamente en Pamplona, en tercero de carrera, y todo para estar con mis amigos, que sí eran muy cinéfilos y que no se lo perdían por nada. Así, me dispuse a pasar con ellos muchas horas, oyéndoles hablar de películas que no había visto y cómo argumentaban quién debía recibir un premio. Como suele ser habitual, hicimos una porra. Entraban todos los premios, incluso los menores, por lo que para mí era una odisea escoger. Al final, lo hice bajo parámetros de elección poco 'profesionales': el más guapo, el país que me cayera mejor, el que parecía simpático... Conclusión: gané la porra y varias miradas de odio de mis amigos. No habíamos apostado nada y, amaneciendo, me fui a mi casa a dormir, tras un paseo por la gélida ciudad (cómo me alegraba de estudiar en turno de tarde).

Lo de mis amigos con el cine era pasión. De hecho, muchos de esa noche están ahora trabajando en esa industria, dos de ellos incluso en Hollywood. Yo aún lo recuerdo como una pérdida innecesaria de horas de sueño. Me falta, como dice la canción, ese 'je ne sais quoi'. Vamos, que sólo pasaría la noche en vela por Eurovisión, si me pillara en otro huso horario, y poco más. Pero eso es porque por algo soy eurofan, ¿no?
Pussar och kramar!

2 comentarios

  1. Di  

    Yo probablemente sí encaje en ese cliché. Pero ya soy también una señora mayor que necesita dormir para ir a trabajar y no puedo pasar la noche en vela por algo así.
    Pero sí que hice porra y ¡gané! así que me deben una invitación al cine :)

  2. rickisimus2  

    Ya vi la ceremonia un par de veces. Ahora no me o puedo permitir.

    En la Uni hizo una porra el club de cine recién fundado (del que nunca formé parte) y arrasé. 100% de aciertos. Creo que gané una entrada de cine (era un club pobre).

Publicar un comentario