Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints




Se ha convertido en uno de los momentos más interesantes del día y, sobre todo, más fructíferos. Me refiero a mi ducha matinal. No sé cómo empezó ni por qué, pero desde hace un tiempo son los minutos en los que mejores ideas se me ocurren y pienso un montón de cosas que, de ponerlas en acción, me harían muy feliz tanto en lo profesional como en lo personal. Quizás sea el champú de manzana... o que he cambiado de gel a uno de leche de vainilla. El caso es que mil ideas bullen de mi cerebro a una velocidad vertiginosa y me sorprendo más de una vez ensimismado en ellas y sin darme cuenta de que llevo un buen rato con el agua cayendo o el bote de gel en la mano esperando a que me decida a verter un poco sobre mi mano.

Luego, no sé qué pasa, que cuando cierro el grifo todo comienza a disiparse. En el tiempo en el que tardo en secarme ya se me han olvidado la mayoría de las cosas en las que pensaba, y trato de aferrarme a algunas para que no se me olviden. Pero al vestirme hay alguna que se vuelve a escapar y, cuando me quiero dar cuenta, sólo sobrevive una... que pasa a ser un proyecto que he de hacer en nada tenga un poco de tiempo porque empiezo a quitarme tareas urgentes de encima y me gustaría abordarla con calma y reposo. Cuando quiero darme cuenta, nunca he llegado a llevarla a cabo.

He llegado a la conclusión de que sería genial poder tener un secretario personal en el cuarto de baño, mientras me ducho, para que vaya tomando nota de todas mis diatribas e ideas, para que así no caigan en saco roto o en el pozo de los olvidos. No, no seáis malpensados, no se trata de que esté conmigo en la ducha, sino sentado cerca, con la cortina por en medio (no es plan de que me denuncie por acoso, que está la cosa muy mala) y con un bloc de notas en el que apuntar todo. Luego, ya vestido, cogería su cuaderno y repasaría todo. Sí, nada más alguna de las ideas que se me ocurren en la ducha me conviertan en millonario, lo primero será contratar a un secretario (merendable y competente, a ser posible, que para eso estoy hecho ya un viejo verde).
Pussar och kramar!

3 comentarios

  1. Di  

    Cómprate una grabadora! xD

  2. rickisimus2  

    ¿No hay pizarras para escribir bajo el agua? Juraría que las llevan los submarinistas.

  3. rickisimus2  

    Por cierto, veo que tus gustos empiezan a orientallizarse ¿no? ;-)

Publicar un comentario