Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Ayer fue mi segundo día de gimnasio. Voy a tener que revisar algunas de las teorías que tenía sobre mi experiencia en el mismo. Para empezar, lo de que a las 9.30 h está vacío. El martes, sí; pero ayer jueves estaba bastante lleno para la hora que era, incluso había que hacer cola para utilizar alguna de las máquinas, sobre todo las elípticas, de las que se han apropiado los jubilados como si fuera la parada del autobús.

El caso es que yo pensaba haber hecho una tanda en una de ellas, pero no pude, así que la cambié por la cinta, después de una tanda en la bicicleta e intercalando las que hacía en la sala de musculación. Me sentí orgulloso al aprender, en esta zona, a usar una máquina que el martes traté de utilizar pero no terminé de entender cómo iba, a pesar de que había visto a un chico utilizarla antes. Esta vez no hubo problema, y creo que sirve para hacer abdominales (no estoy seguro, la verdad). Traté también de hacer un ejercicio con mancuernas y bolas de pilates, pero no las tenían muy llenas de aire y lo descarté.

Cuando entré estaba Manchester en la zona de pesas, pero se tuvo que ir rápido porque no le volví a ver. Definitivamente, ese chico está mejor desnudo que con ropa de gimnasio (y el verde fluorescente le queda fatal). También había más fauna típica en la zona de pesas, con varios chicos jóvenes (rollo cani) y dos muy forzudos (uno de ellos me llamó la atención porque de cintura para arriba estaba mazadísimo, pero de piernas tenía dos cerillas de finas; quedaba muy raro, ya podría trabajar músculos también en esa parte), pero ninguno merecería el título de merendable. Incluso hubo un conato de chico interesante, pero fue abortado. Cosas de la distancia.

Mi gimnasio tiene dos plantas. En la baja está la piscina. En la superior, las máquinas y zona de cardio, formando una corona circular alrededor de la piscina, que está a la vista de todos gracias a grandes cristaleras (y por eso pude ver a un tipo bastante buenorro meterse al agua). Así, la zona de cintas de correr está opuesta a la de elípticas. Cuando un chico veinteañero y mono se puso a hacer elíptica mientras yo estaba en la cinta, desde lejos me pareció que, por fin, había encontrado al guapo del gim, pero no, aunque tenía unos muslos bastante interesantes, todo sea dicho (me gustan los chicos con muslos gruesos).

Por cierto, que quiero desde aquí elevar una queja por aquellos que van al gimnasio y usan bañadores en lugar de ropa deportiva. A ver, tapar, tapan lo mismo, pero un bañador no está pensado para usarse fuera del agua, ni regula transpiraciones ni nada de nada. Habiendo prendas para ello, ¿qué necesidad hay? Es como darse un baño en ropa interior. Por una causa concreta, vale; pero mejor si se evita como práctica habitual. Estuve por decirle algo (era el chico de los muslos), pero me abstuve. Le doy una segunda oportunidad, sólo por ser él. Pussar och kramar!

PD: Por cierto, mucho mejor ayer que el martes. Menos sensación de fatiga, más tiempo haciendo ejercicios sin parar y no me fui arrastrándome por el suelo. De hecho, si no fuera porque no quiero forzar mucho en mis primeras semanas, hubiera podido estar algo más. Me gusta.

1 comentarios

  1. Di  

    Tú no vas al gimnasio. Tú vas a hacer un casting!!

Publicar un comentario en la entrada