Archives

Hvad er klokken?

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

En un mundo tan politizado en las formas y donde el discurso de los dirigentes parece haberse reducido a meras poses y escaqueos para no afrontar la realidad y quedar bien en todo momento, aun cuando la mierda esté llegando al cuello, no deja de llamar la atención que aún se cometan errores en asuntos bastante peregrinos. Podría dar ejemplos como los que cada día nos brinda esa cheerleader venida a menos que es Fátima Báñez, pero como la susodicha me da bastante grima, prefiero hablar de las elecciones norteamericanas.

Ayer vi la siguiente foto y no pude dar crédito:



¿En serio pueden ser tan idiotas en el Partido Repúblicano? A ver, que ya sabemos que lo son, pero si hay unos dispuestos a ser adalides del concepto 'patriota por fuera, vacío e hipócrita por dentro', esos son Romney y sus chicos. Entonces, ¿cómo es posible que algo tan nimio y, al mismo tiempo, tan visible y colorista como el 'merchandising' se encargue a una empresa china? Minipunto y punto para Obama. En el caso del demócrata, sus gorras sí están hechas por orgullosos y auténticos obreros estadounidenses. Así sí se hace demagogia de verdad. Los republicanos, una vez más, la cagan. Y no será porque Los Simpsons no dejaran claro, hace ya mil años, que no hay nada como unas luces de neón para hacerse con el voto del público... Pussar och kramar!



Leo con estupor que Mercedes-Benz va a volver a patrocinar la Pasarela Flamenca de Jerez de la Frontera (Cádiz), pero esta vez incluyendo la marca en el nombre oficial del evento. Y me froto los ojos porque no entiendo este patrocinio más allá de la mera inyección económica. ¿Qué le puede aportar a la casa alemana estar presente en una pasarela de moda tan poco cosmopolita? ¿Que le puede aportar a las firmas de trajes de gitana que Mercedes-Benz bautice con su nombre el evento? Creo que ambas se equivocan. La marca de coches porque no redunda positivamente en la imagen internacional, cercana a las tendencias más glamourosas del mundo de la moda, que busca con los patrocinios de pasarelas como la de Nueva York. Por otro, el mundo del textil andaluz, renunciando a sus valores ante el primer adinerado que pone su fajo de billetes en la mesa. Es como si Gucci patrocinara una verbena popular o como si una cooperativa de artesanos de Ubrique hiciera lo propio en la producción de una película sobre fútbol americano. Sencillamente, no encajan.

No quiero con estas palabras dejar en mal lugar a las pasarelas de moda flamenca. Nada más lejos de mi intención. Me ciño a lo exclusivamente publicitario, ya que creo que estos eventos son los más puros del mundo de la moda en España. Las dos más importantes, las de Sevilla y Jerez, son pasarelas en las que realmente se aprecia la pasión por el trabajo del modisto y el sastre. ¿Qué tiene que envidiar un traje de flamenca bordado a mano en materiales preciosistas a uno de los que sacan cada semestre a desfilar Dior o Chanel en la Semana de la Alta Costura de París? NADA. De hecho, estos encuentros son lo más cercano que tenemos en España precisamente a la Alta Costura parisina entendida como lo que es: trabajo pasional e imaginativo que da una vuelta de tuerca real cada año a lo mismo: la ropa, que en el caso andaluz es a la que se lucirá luego en las ferias de cada ciudad o pueblo y por la que las clientas de esas modistas y firmas pagarán mucho dinero. Quien lo busque en Cibeles, El Ego o Barcelona, se equivoca.

Pero es que, además, hablamos de profesionales que no se venden como algo que no son. Salvo excepciones, son modistos humildes que trabajan con ahínco y pasión los doce meses del año, que no se pueden permitir preparar todo en dos semanas y rematar las costuras mal como en Cibeles para conseguir una subvención. En sus talleres no entra más dinero que el que las clientas dejan cuando compran sus trajes, y no tienen tiempo para diseñar etiquetas de botellas de vino, transportines para perros o llaveros de metacrilato. Como en todo, hay clases y calidades variopintas, pero las mejores merecen un Olimpo que, desgraciadamente en el caso de España, está lleno de personajillos que no lo merecen, que no están dispuestos a ceder su silla y que mirarán por encima del hombro a nombres como Amparo Macia o Rocío Martín, que saben mucho más de costura que lo que ellos jamás aprenderán. Pussar och kramar!

De la cabecera de Los Simpsons se han hecho múltiples versiones, aunque han sido aún más las variantes que los propios animadores de la serie norteamericana han hecho sobre ella, como la de Juego de Tronos o la que se realizó con la canción de Kesha. Ahora, ninguna como la que han realizado en Reino Unido para Sky One. En dos palabras: im presionante. Pussar och kramar!

Hasta ayer, Amancio Ortega no me ha caía ni bien ni mal. Como no puede ser menos, reconozco su valía como empresario. Montar un imperio como Inditex nunca es fácil, pero si además se hace desde una región como Galicia, que no está en medio de los polos económicos y financieros internacionales, y a la que hay que sumar sus problemas de infraestructuras, el mérito se multiplica. Pero él, como persona, pues ni frío ni calor. Hasta ayer, claro.

Pocas acciones consiguen tanta y tan buena publicidad como la generosidad, y si ésta se cifra en 20 millones de euros, mucho más. Su donación a Cáritas es un gesto que le honra, porque es cierto que no abundan esas acciones y no está de más ayudar a los que realmente han sido causantes de su riqueza millonaria: los miles de españoles que durante años compraban mucho en sus tiendas, los que no podían permitirse ir a las boutiques caras y se gastaban su dinero en su política de prendas baratas y de calidad media o baja que les permitía mucha rotación y estrenar bastante sin que el bolsillo se resintiera. El empresario ha sabido devolver el gesto y le honra, y con la seguridad de que pocas instituciones como Cáritas España saben gestionar mejor el dinero para que llegue a quien realmente lo necesita (ojalá nunca tengamos que asistir a un caso de corrupción que les salpique).

No entiendo que alguien pueda criticar el gesto. El rédito que conlleva, es cierto, le va a venir genial en cuanto a imagen pero, ¿qué necesidad tiene Amancio de mejorar su imagen o ganar más dinero mediante una acción de márketing? ¿Qué necesidad de ahorrarse un dinero en impuestos por donativos? ¿Acaso habrá alguno que hable de lavado de dinero negro? Quedémonos con lo importante, con esa cantidad de dinero exhorbitante (equivale a alrededor del 10% de lo que recaudó Cáritas en todo 2011) que va a ir a parar donde realmente hace falta. Bravo, don Amancio. Pussar och kramar!


La pasión en Dinamarca, y especialmente en Copenhague, por la cerveza, no conoce límites. Eso sí, por muy borrachos que estén, nunca pierden el interés por el diseño gráfico y el buen gusto. Minimalismo al poder, con lúpulo de cerveza, reina en la cerveza que Carlsberg fabrica sólo para las tiendas de la capital danesa. Algunos la consideran "la Coronita" escandinava, pero no puedo decirlo por experiencia propia porque, a pesar de los consejos de un amiga para que la probara, al final nunca la compré. Aunque será por excusas para volver, ¿verdad? Pussar och kramar!







Parafraseando los nuevos post semanales de Raquel Gratis Total, así titulo la entrada de hoy. Lo habitual en las semanas en las que sólo tengo tres días de trabajo en la redacción es que pasen volando, sobre todo si, como ésta, he podido disfrutar de un viaje el lunes y el martes. En esta ocasión volé a Toscana para conocer los dominios familiares de una familia de millonarios que me dejó completamente ojiplático.

El caso es que los últimos dos días no han podido ir más lentos. Se me han hecho eternos en el trabajo, con un montón de cosas por hacer. La mejor señal de que no he podido ni parar un minuto lo compruebo en mi prácticamente nula presencia en redes sociales durante muchísimas horas, que apenas actualizo el blog, que leo los periódicos en casa cuando llego reventado... Vamos, que apenas vagueo. Y lo peor es que esto apenas ha comenzado. El virus de esta semana se llama 'Especial Relojes', pero es que ahora empiezan todos los números 'gordos' seguidos, con los especiales de gastronomía, Navidad y demás casi seguidos, por lo que no seré persona hasta después del Día de la Constitución, si es que llego a esa fecha (recuerdo que hay un ERE por en medio).

Así que pocos viernes como hoy necesito que den las dos de la tarde en el reloj y comience de una vez el fin de semana. Toca descansar, descansar y descansar. Y de paso, llenar la nevera, que está el medio limón a punto de pedir el traslado por aburrimiento. Pussar och kramar!



Canción: Karine Asiryan - 'Shoq Kiraki'.



Austria no es un país que destaque por la belleza de sus hombres ni porque éstos se dediquen a mostrar su cuerpo en público así como así. Sin embargo, es un museo de Viena, el Leopold, el que se ha decidido a hacer una exposición retrospectiva sobre el desnudo masculino. Así, analiza cómo se ha representado el cuerpo del hombre, en contraposición al de la mujer, que fue objeto de una exhibición anterior. Por supuesto, no faltan penes; y donde quiera que haya penes, allí hay moralistas pensando "en los niños" (no vayan a conocer el cuerpo de su propia especie...) que piden que se retiren los genitales de los anuncios del museo.

Entre las obras, hay una de Pierre et Gilles que me gusta mucho y que es la escogida, además, para el cartel oficial de la muestra. Se trata de 'Vive la France', en la que los artistas plasman la diversidad de su país con uno de los ejemplos más claros: la selección de fútbol, la misma que granjeó el pasado martes una cura de humildad a los poco humildes jugadores españoles. El caso es que me ha gustado mucho que estén Pierre et Gilles en la exposición, además de Cézanne o Cocteau, entre otros.

Viena es una ciudad que está en mi lista de destinos para cuando sea pensionista, pero como a este paso no creo que llegue a ese estatus privilegiado, igual me planteo pasarme antes por allí. ¿Alguien se apunta? Pussar och kramar!





Clicar en la imagen para verla bien.



No te olvides...



Pussar och kramar!

Cada mediodía, a las 14.00 h, los empleados de Unidad Editorial estamos convocados a manifestarnos en contra de los despidos en la puerta principal de la empresa. No son las concentraciones mejor organizadas de la historia, pero al menos estamos ahí dejando claro a los que mandan que no estamos conformes con sus planes de despedir al 25% de la plantilla de revistas, así como un altísimo porcentaje de Marca, Expansión, administración... Desgraciadamente, como suele ser habitual, a pesar de que pueden ser despedidos, hay mucha gente que prefiere quedarse en su puesto de trabajo o irse a comer en vez de estar media hora junto a los compañeros. Incluso hay cabeceras que van el 100% de los empleados y otras que no llegan ni al 5%. No lo entiendo porque todos estamos en la picota y si no luchan ahora, ¿cuándo lo piensan hacer? ¿Pedirán entonces solidaridad a los compañeros?

El caso es que alguna victoria se está consiguiendo, aunque sea simbólica. Hoy ya hemos conseguido que Pedro J. se acojonara y decidiera no salir con su cochazo por la puerta principal, sino por la de atrás, una verja que nunca se había abierto hasta ahora. Es sólo un gesto, pero ahí queda. Hoy jueves volveremos a estar en la puerta, y así hasta que baje el número de despidos y se sienten a negociar con argumentos cabales, que por ahora sólo ponen sobre la mesa argumentos propios de caciques anteriores a la Revolución Industrial. ¡A por ellos!


Una de las cosas que recuerdo de mis primeros años en Madrid, hace más de una década ya, fue cuando Calvin Klein colocó una enorme foto de Travis Fimmel, el modelo que por aquel entonces protagonizaba sus campañas de ropa interior, en la plaza de Callao. Era impresionante. De hecho, podía pasarme minutos viendo esa provocativa mirada, los músculos tan bien definidos... Creo que si me llegan a preguntar en esa época quién era el hombre más perfecto del planeta, no me lo hubiera pensado y hubiera contestado el nombre de ese chico.

Actualmente, cuando veo esa foto, ya no me provoca la misma sensación. No niego que siga pensando que Travis sea guapo y tenga un cuerpazo, pero ya no me llena la mente de lujuría y perversión. Es más, no creo que lo colocara ni entre los 10 más perfectos. Sin darme cuenta, mis gustos han evolucionado hacia otro tipo de hombre, más adulto y rotundo (eso no quiere decir que no sepa valorar a un veinteañero merendable, que conste). Afortunadamente, el cuerpo del modelo también ha sabido evolucionar. Lejos de convertirse en una cara aniñada hasta la vejez, el ahora actor de series de televisión se ha convertido en todo un machote. Es decir, que el Travis de 2012 me gusta aún más si cabe que aquel que posó hace diez años en ropa interior. Pussar och kramar!






Mañana martes se conocerá el número de empleados de 'El País' que serán despedidos por Prisa dentro de un ERE dramático y jamás visto antes en el diario. Sin embargo, como casi todo lo relacionado con empresas de comunicación en España, el oscurantismo y las medias verdades están a la hora del día. El ERE, como tal, ya ha empezado. El diario ha cerrado muchas de sus delegaciones regionales en las últimas semanas y, además, lleva años poniendo muchas trabas a realizar nuevos contratos. Muchos redactores de su plantilla, como también ocurre en suplementos de la competencia como 'Metrópoli' ('El Mundo'), llevan años como colaboradores, pero no trabajando como marca la ley: sin pisar la redacción, sino con su mesa, su correo y su extensión telefónica. Pero claro, así no hay quien justifique su antigüedad a menos que vayas a juicio. Además, a todo esto hay que sumar los despidos en 'Cinco Días', Progresa (sociedad editora de revistas de Prisa) y muchas más filiales.

También se terminará de perfilar esta semana el ERE de Unidad Editorial. Es el segundo de este año y el tercero en el último lustro. En esta ocasión afecta a toda la empresa salvo al diario 'El Mundo' y sus suplementos directos. Es decir, involucra a 'Marca', 'Expansión', 'Telva', 'Diario Médico' y numerosas revistas y suplementos entre los que se incluye 'Fuera de Serie', que es donde trabajo. Las cifras que se barajan para mi área, que es la de Revistas y Suplementos, cifran en un 25% el número de despidos. Al contrario que en Prisa, no hemos tenido que oír a Pedro J. decir que hemos vivido muy bien hasta ahora, porque bien sabe cualquier que los sueldos de los antiguos empleados de Recoletos eran una mierda. Al contrario, nos desayunamos el otro día un mail con directrices absurdas sobre el uso del Twitter que nos ha provocado la primera gran carcajada colectiva en mucho tiempo (es fácil imaginar el caso que se le ha hecho).

Coincidiendo con estos anuncios de ERE, he empezado a leer muchos tuits de periodistas, sobre todo de 'El País', animando a la gente a comprar más periódicos, como si eso fuera una tabla de posible salvación. Que nadie se engañe. Si estas dos empresas se han ido a pique financieramente no ha sido por falta de lectores (que también, porque han bajado las ventas y los ingresos por publicidad y que sí que es la responsable del cierre de decenas de medios locales y regionales por toda España), sino por la falta de rigor y profesionalidad de quienes las dirigen, empeñados en quimeras y sueños faraónicos que pasaban, sí o sí, por la construcción de imperios multimedia en torno a televisiones que nunca se supieron llevar de modo que no fueran un pozo sin fondo de pérdidas. Porque aunque sea poco, muchos medios de Unidad Editorial y Prisa dan beneficios, a costa de plantillas exiguas y colaboradores mal pagados, pero son las televisiones las que dilapidan esa ganancia y exigen más y más dinero sin parar.

Al mismo tiempo, se trata de acusar al lector como el responsable por dejar de comprar el producto, pero nadie hace autocrítica y asume la pésima calidad de esos medios. Un buen ejemplo son sus suplementos dominicales. El 'EPS' no es ni la sombra de lo que fue en su día 'El País Semanal', una revista de vanguardia que leían con avidez millones de personas cada domingo. Por otro lado, 'Magazine' de 'El Mundo' es un pollo sin cabeza en el que la falta de criterio, interés y contenidos convierten el trabajo de los que allí escribimos (sí, hago doblete a mi pesar) en papel mojado, haciendo de la revista una de las más prescindibles de todo el mercado español. ¿En serio merece la pena pagar más porque te den alguno de estos dos suplemetos? ¿O quizás por los panfletos publicitarios con pátina femenina de los sábados? Pero claro, la culpa es del lector que abandonó el barco y no de los que hicieron caer en la mierda la calidad de las publicaciones...

Cada vez parece más claro que el futuro está en los medios pequeños y muy especializados, como 'Monocle' y 'JotDown'; o proyectos que funcionan por suscripción y fuerte presencia en redes sociales, como 'Mongolia'. Sólo espero que a ninguno se les ocurra nunca montar una televisión. Los 'emporios', que se los dejen a Armani.
Pussar och kramar!



Cada año, la llegada del calendario de Dieux du Stade está marcada a fuego en el almanaque. Aunque alguna que otra edición ha sido decepcionante, todo parece indicar, ya desde el año pasado, que los franceses han aprendido de los errores cometidos y han sabido encauzar bien la senda de por dónde deben ir para triunfar (no olvidemos que se trata de vender los calendarios y los DVD, con trasfondo solidario). En esta ocasión nos permiten abrir boca con un vídeo de presentación de cómo se hizo el de 2013 que ya nos ha dejado a los fans con muchísimas ganas de ver los resultados (así como reiterar nuestro deseo de poder trabajar ayudando en la realización de las fotos, porque madre mía, madre mía).

Así, es posible ver a una docena de jugadores en bolas en un barco, en playas tropicales, en paisajes increíbles... y siempre con una falta de ropa preocupante para las amantes de las rebequitas. Las primeras fotos ya están disponibles, pero mientras esperamos al resto, deleitemonos la vista con este vídeo... Pussar och kramar!

La plantilla de bomberos de Jerez de la Frontera lleva varios meses sin cobrar su sueldo. Han realizado diferentes actos de protesta, pero el último es uno de los más llamativos: se manifiestan ante los impagos del Consorcio Provincial limpiando los parabrisas de los vehículos que circulan por la calle Martín Ferrador, en la que se encuentra el cuartel. Seguro que más de uno y de una va a pasar varias veces por esa calle a lo largo de esta semana... Pussar och kramar!


El sábado asistí a un bautizo. Hace siglos que no voy a ninguno. De hecho, el último que recuerdo fue el de la hija de un primo y la chica está ya en la Universidad. El caso es que nos plantamos en Tres Cantos y llegamos tarde (dicen que para salvar la honrilla de los padrinos, que llegaron también tarde, pero antes que nosotros). El caso es que fue un bautizo free maleni certified, o lo que es lo mismo, fue lo más opuesto posible a esto:


Debo reconocer que lo pasé bastante bien. Lo que me sorprendió fue constatar el hecho de que prácticamente ya no sabemos hacer ningún evento sin que parezca una boda. Poco a poco, bautizos, comuniones y matrimonios se celebran de un modo muy parecido. Y si apuro, incluso los cumpleaños y las despedidas de soltero. Sí, es cierto que hay elementos diferenciadores en cada uno de ellos pero, si no sabemos quedar un domingo con amigos a comer y no salir rodando del restaurante, ¿cómo lo vamos a lograr en un evento donde se reúnen familiares y amigos que difícilmente verías juntos por otro motivo? Y sarna con gusto no pica.

Como el niño, que por cierto no podía ir más adecuado y guapo, ya es un poco mayorcito, el regalo tenía que estar a la altura: un juego de bolos futbolistas de esos que dejan hecho polvo el parqué y que hace que la madre te tenga un aprecio increíble durante décadas (también hay un segundo regalo, pero es de esos que los niños no aprecian y las madres, sí). Ahora mi duda es si puedo volver a Tres Cantos sin que la madre me tire los bolos a la cabeza, tratando de apuntar al ojo y dejarme tuerto... Pussar och kramar!