Archives

Hvad er klokken?

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

A saber a qué se referían en 1931 cuando tildaban a alguien de "maestro en gay saber", pero este señor sabe un rato del tema...



FUENTE: ABC







Empiezo el puente trabajando, pero al mismo tiempo descansando como hace mucho que no lo hago y lo necesito. Hoy voy a entrevistar a Philip Starck en Mallorca y, de paso, conocer el puerto deportivo privado para yates más impresionante del Mediterráneo: Port Adriano, donde el diseñador francés ha dejado su huella en varios elementos del puerto y la zona de tiendas.

El caso es que la organización del viaje ha previsto que nos quedemos en uno de esos hoteles que han marcado época en Mallorca y que han visto cómo la llegada a la isla de las modas por los hoteles boutiques u otras grandes referencias del lujo les obligaban a estar alerta y no dormirse en los laureles, algo muy propio de los establecimientos cinco estrellas fundados hace algunas décadas. El destino es el St. Regis Mardavall, que por las fotos promete ofrecerme un relax máximo, al menos las horas que pase allí, porque hay previstas diferentes actividades, además de la entrevista en sí, y creo que me llevarán más tiempo del que quisiera. Aunque no pruebe la piscina, me conformo con que haya buen tiempo y pueda disfrutar de las vistas desde la habitación. Si es como la de la imagen, antes muerto que no dormir allí las ocho horas de rigor. Pussar och kramar!



Si alguno ha tenido tiempo para ver un poco la tele estos días seguro que se habrá encontrado en los bloques de publicidad con anuncios de cosméticos y maquillajes que informan de que han recibido el premio T de Telva de Belleza de este año. En España son muchas las revistas que dan premios a las firmas de Belleza por los productos que lanzan al mercado, sin embargo, sólo los de la revista Telva gozan de una admiración y aplauso dignos de elogio. El porqué se encuentra en el jurado. A diferencia de otras cabeceras, en estos sólo opinan la docena de profesionales que son invitados por los responsables de la sección de Belleza de Telva para formar parte del mismo. Es decir, ni famosos, ni comerciales, ni empleados de márketing, ni siquiera la directora de la propia revista. Se trata de un grupo de gente acreditada, a la que se le permite votar lo que quiera y con unos premios que se dan a través de un consenso y no sólo por un mero recuento (que se da, pero delante de todo el jurado, que delibera resultado por resultado hasta llegar a un acuerdo).

Me llama mucho la atención que con un mecanismo tan sencillo y fácil de imitar no se haga lo mismo en otras revistas que también dan sus premios. En este caso, influyen más las ganas de utilizarlos como guiños a futuras inversiones publicitarias que a destacar en sí el producto. Son premios en los que el jurado no siempre está formado exclusivamente por profesionales, que se reúne parte en Madrid y parte en Barcelona (lo que hace imposible una discusión y un consenso del 100% del jurado), que a la hora de votar reciben las candidaturas cerradas o semicerradas y que, sospechosamente, acaban dando un premio prácticamente a cada uno de los grandes grupos cosméticos: Estee Lauder, L'Oréal, Shiseido...; con dos o tres ganadores de firmas nicho para disimular.

Seguramente, los responsables de esos premios quieran tener el prestigio de los de Telva, pero puede más el bolsillo que la dignidad. Sólo cruzo los dedos para que, amparándose en la crisis publicitaria, los responsables de Publicidad y gestión de Unidad Editorial no les quiten a los de Telva lo que tantos años ha costado lograr: el aplauso unánime del público, que es el que realmente debería mandar en una revista femenina. Pussar och kramar!

Voy a tener que replantearme mi relación con Londres. Cada vez que voy, lo paso mejor y mejor. Mi último viaje, con pernocta en el Brown's Hotel y una magnífica compañía (Beatriz, Alberto...) me dejó un gran recuerdo. Pero este fin de semana ya ha sido la repanocha, con mis amigas de Jerez y el rubio, todos a la vez. Además, he aprovechado para hacer nuevos amigos: empleados del M&M's World, donde me pasé medio viernes y un ratito el sábado. Concretamente, dos españoles y un sueco con los que me lo pasé la mar de bien escogiendo colores exclusivos para mis chocolatinas favoritas y practicando, con el rubio buenorro escandinavo, un poco su idioma.

Es decir, que voy a tener que poner a la capital británica como una de mis ciudades preferidas, porque no me lo suelo pasar tan bien en ningún sitio. Hubo tiempo para todo: visitar a los antiguos jefes del rubio en el restaurante asturiano en el que trabajó durante casi un año (donde comimos), ir de compras, comer 'fish and chips' en un típico pub de South Kensington tras unas cervezas tostadas, reírnos sin parar, ver la Maratón, cruzar el Puente del Milenio una vez más, comprar la Oyster, visitar el futuro estadio olímpico, aún en obras; elegir el próximo musical que voy a ver sí o sí en mi siguiente visita: Matilda, probar el 'aromatic crispy duck' que tanto gusta al rubio... Tres jornadas maratonianas que han dejado mis pies para el arrastre y mi alma muy satisfecha.

Por cierto, nada como oír a las Girls Aloud a toda pastilla en el iPod mientras andas por el centro de Londres. Una experiencia la mar de divertida... The way that we talk / The way that we walk / So easily caught... Pussar och kramar!

Mañana me marcho muy temprano a Londres. Siempre que voy es especial, pero esta vez tiene pinta de serlo aún más, ya que voy a poder compartir parte del viaje con algunas de mis amigas de Jerez. Nunca he viajado con ellas, por lo que estoy seguro de que será una gran experiencia. Como nuestro encuentro es casual, eso no quita para que el rubio y yo tengamos nuestros propios planes, como comer en el mejor restaurante asturiano de la ciudad (donde trabajan buenos amigos de él) o, por mi parte, estallar de alegría en el M&M's World de Londres, una cita que llevo meses queriendo tachar de la lista de cosas que hay que hacer antes de morir para un M&Mmaniaco como yo.

Además la agenda está puesta de modo que haya tiempo para todo y sin agobios. Así, el viernes tengo casi todo el día para mí solo. Luego por la tarde-noche se une el rubio, que está estos días trabajando cerca de allí. El sábado, con las amigas de turistas mainstream pero con tiempo para pubs, tiendas y demás. Y el domingo, escapada a las novedades olímpicas de la ciudad, que es lo que realmente interesa si ya te has visto Londres más de dos y tres veces en tu vida, al ser lo más nuevo.

Con mi Oyster en el bolsillo y mi número de teléfono británico (inexplicáblemente, sigue funcionando años después de usarlo por última vez) a todo trapo, aspiro a convertirme en el visitante 1.999.999 del paraíso de la grajea chocolateada en Europa. ¡A ver si hay suerte! Pussar och kramar!

Yo había pensado contar algo sobre el accidente de tráfico que sufrí con unos compañeros este lunes (tuvimos un topetazo con un autobús; pero nada grave y no tenemos más secuelas que un poco de molestia en las articulaciones provocada por la tensión del golpe, algo que nos han dicho que es normal), pero he visto esta imagen del Discovery sobrevolando Washington sobre lo que es una especie de silla de ruedas para naves espaciales y he cambiado de idea. Qué pena no haber estado allí para verlo en persona. Tuvo que ser espectacular ver algo así volando tan pancho. Pussar och kramar!

El 'Discovery' vuela junto al Capitolio y el Monument, emblemas de la capital estadounidense, antes de su retirada para quedar definitivamente expuesto en el Museo Nacional del Aire y el Espacio. Fotografía de Kevin Lamarque para Reuters.

Que la Prensa se ha vendido a la demagogia más absoluta no es algo que sorprenda ya a nadie. Esto es especialmente más clamoroso cuando se trata de asuntos políticos, como se puede ver a diario en las portadas de los periódicos ultraderechistas.

Me ha llamado la atención una campaña de Antena 3 y Onda Cero en la que solicita apoyo popular para que los radares de tráfico se coloquen exclusivamente en los puntos negros de las carreteras. Los que no están en esos lugares, afirman, sólo sirven "para recaudar dinero". Y a mí me parece de una temeridad tan grande esta campaña y sus afirmaciones que no puedo menos que echarme las manos a la cabeza.

Por supuesto que TODOS los puntos negros de nuestra red vial debería tener un escáner de velocidad y cámaras para vigilar a los infractores, pero eso no quiere decir que el resto de radares no sean necesarios. Es más, lo son y MUCHO. Adoptar la opinión 'recaudatoria' es no querer ver la realidad. Un radar no multa aleatoriamente, sino cuando se produce una infracción. Si en una recta gigante, como las que hay en Castilla-La Mancha, la velocidad máxima permitida es 120 km/h y un coche va a 150 km/h, ese conductor debe ser multado. No es cierto, como dicen en Antena 3, que esos radares no ayudan a reducir el número de víctimas. Un accidente no entiende de curvas, rectas o puntos negros. Ocurren en todos lados y el único modo que tienen muchos conductores descerebrados para evitar darle al pedal del acelerador es que les cueste, y mucho, hacerlo, que les duela el bolsillo.

Con campañas como ésa, lo único que se conseguirá, si llega a puerto, es que aumenten los accidentes donde antes no había, y que correr a gran velocidad quede impune ante la imposibilidad de tener a la Guardia Civil 24 horas en todos los puntos y rectas de España. Una pena que Antena 3 no abogue por causas más justas. Pussar och kramar!

Me pregunto si habrá alguien en su sano juicio que la marque. Yo, por ahora, pienso hacerme fan de la casilla número 5... ¡me sale a devolver! Pussar och kramar!

En Corea, cuando llueve, jarrea de verdad. Aún recuerdo la que nos cayó a nosotros durante la visita que hicimos, hace ya unos años, a los templos de montaña cercanos a Gyeongju. Fue impresionante el mando de agua que caía del cielo. Es cierto que no tan escénico y petrificante como el del monzón en Singapur, viéndolo desde la planta 29 del Hotel Marina Bay Sands, pero fascinante a todas, todas. Ayer, un amigo coreano puso en su facebook esta foto de la lluvia sobre Seúl y me acordé de todas esas vivencias. Por cierto, dicen que en dos días vuelven los aguaceros por Madrid... Pussar och kramar!

Mi último descubrimiento musical llega del sur, concretamente de Durban (Sudáfrica). Se trata de la canción 'Make It Easy' de Lloyd Cele, un cantautor que se ha hecho famoso gracias a la edición de ese país del concurso Idols. Me encanta la melodía, tan dulce, así como la letra. He oído algunas otras cosas de él, pero no me han convencido. Todo lo contrario que este tema, del que no me canso. Lo puedo escuchar muchísimo, gracias sobre todo a esos acordes de fondo que no hacen más que animarme mientras ando o hago cualquier cosa en casa.

Comienza una semana complicada. Como me he puesto como objetivo pensar sólo en los pequeños viajes que tengo previsto de aquí a verano, al menos mientras la gran traca final no explote (y espero que lo haga pronto porque son noticias que espero como agua de mayo), mi mente no va a estar enfrascada en lo poco interesante que se ha vuelto a todo. Como dice la canción, hay que hacer las cosas fáciles. Así, prefiero volar con la imaginación a Londres, a esa ciudad olímpica que ya se prepara para unos Juegos que seguro que cambiarán de algún modo su idiosincrasia. Será dentro de dos semanas y toca ir con la agenda cargada de planes. Se aceptan recomendaciones... Pussar och kramar!



PD: Si alguien quiere la canción, que la pida en los comentarios y se la envío gustoso para que luego decida si se la compra o no.

¡Ya está en mi poder! Esta semana, visionado. Pussar och kramar!