Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



The New York Times publicó hace unos días una serie de fotografías en las que abordaba la crisis en España desde el punto de vista de los que no tienen nada, de los que rebuscan en la basura por comida o de los que se echan a la calle luchando por lo que consideran justo. Muchos se llevaron las manos a la cabeza, porque es cierto que es una situación que, aunque real, no está tan extendida como para que se pueda dar una imagen a los lectores de que ése es el día a día en nuestro país.

A mí las imágenes me impactaron, pero me sirven para reafirmarme en una reflexión que llevo tiempo defendiendo. Si en vez de ser de España, nos dijeran que son de Grecia, ¿cuántos reaccionarían igual? Si sabemos que aplicarlo a nuestro país es exagerado, ¿por qué hemos permitido e incluso aceptado que sí es así la realidad griega? En el país heleno lo están pasando fatal, pero las noticias son tan fatalistas que prácticamente parece que millones de ciudadanos de ese país viven en la indigencia y apenas nadie puede comprar comida. Es decir, por qué no aplicamos los mismos parámetros para unos y para otros. Los que ponen el grito en el cielo cuando en el extranjero hablan de España casi como república bananera, y salvando las distancias, ¿por qué en su mayoría no tienen reparos en hablar así de Portugal, de Grecia o de Chipre?

Creo que hay que saber separarse de las noticias un poco, ver otros ángulos y no globalizar a todo un país algo que, quizás, no está tan sobradamente extendido. Y, sobre todo, el mismo respeto que se quiere para uno, es el que hay que dar a los demás, sin mirar por encima del hombro, como se ha hecho. Pussar och kramar!

3 comentarios

  1. Ladonnabupu  

    Uf, tuve ese artículo en la pantalla durante un buen rato y no fui capaz de leerlo. Siempre ha habido gente buscando en los contenedores, en todas partes, pero me dolió ver cómo se convierten en noticia. No sé si me explico. Me da igual de dónde sean. Duele.

  2. Di  

    Es que el NYTimes no necesita salir de su ciudad para hacer el mismo reportaje o peor.
    Pero el problema es que hace muy poco tiempo esas imágnes aunque existían eran anecdóticas. Hoy son la realidad, o el temor por su cercanía de mucha gente. Gente demasiado parecida a nosotros. Por eso nos afecta tanto.

  3. DoN  

    España es país de contrastes. En un sitio dice que ya somos Grecia o estamos a punto, pero en otro lado te encuentras gente acampada delante de una Apple Store para comprarse un iPhone 5 a las 0:01

Publicar un comentario en la entrada