Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



El chico de la foto se llama Seth Kuhlmann y se define como modelo, cantante, bailarín, actor y guerrero del amor, o al menos eso es lo que dice en su web. El caso es que este caballero es conocido prácticamente por su trabajo como modelo, y aunque no dudo de que tenga el resto de los dones que afirma, dudo mucho que sea capaz de hacer el resto con la perfección con la que sabe posar enseñando su cuerpazo. Porque le da igual que sea con un jockstrap o en bolas. Él sabe quedar siempre perfecto (reconozco que los colmillos algo grandes son una de mis debilidades).



Con base en Nueva York, tiene una fructífera carrera. De hecho, lo que hizo que me fijara en él fue que tuvo el honor de ser el protagonista de la portada del número de verano de la revista francesa Têtu. No será por grandes portadas, pero es que la suya, en mi opinión, ha sido una de las que más arfñamuff me ha puesto en mi vida. Su sonrisa, su belleza, su cuerpo, su pezón, sus abdominales... y qué decir de la foto que tiene en el interior con ese bañador naranja... ¡Si conociera al fotógrafo le compraba el .raw para poder tenerla a tamaño real en la pared de mi casa!



Seguirle la pista a Seth es bastante fácil, ya que tiene cuenta de Twitter, aunque donde más se le ve es en Tumblr, ya que hay cientos de fotos suyas etiquetadas (algunos afirman haberlo visto en Grindr). Como todo modelo que se precie, es narcisista y egocéntrico, aunque no es muy complicado de entender si con ese cuerpazo se le abren todas las puertas, piernas, ventanas y lo que haga falta. Vamos, que no parece que lo esté pasando mal en su día a día.

En sus editoriales y trabajos, si toca jugar con la ambigüedad gay, lo hace. Y si toca desnudar, también lo hace. Es lo que hace grande a un modelo profesional, que sabe que su cuerpo está para ser admirado en toda pose o circunstancia. Con 22 años, tiene aún mucho por hacer en este mundillo. Lo que no entiendo es cómo no ha sido fichado en exclusiva por Abercrombie, Calvin Klein o Ralph Lauren. Si yo fuera el dueño de alguna de estas firmas, le hubiera puesto sobre la mesa un contrato vitalicio el primer día. ¡Ay, omá! Pussar och kramar!





2 comentarios

  1. rickisimus2  

    ¡Cuánta perfección suelta por el mundo!

  2. Sufur  

    Madre del amor hermoso, cuando crezca!

Publicar un comentario en la entrada