Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

El sábado vi la película española 'Amigos', que narra la historia de tres amigos que se disputan 17 millones de euros que recibirá en herencia el que consiga más audiencia televisiva durante un semestre. Es la típica cinta que te rellena un sábado o un domingo a la hora de la siesta, cuando se está en el salón mejor que en la calle soportando este horrible calor que ya padecemos. Sin embargo, yo la vi y me fui indignando más y más a medida que iba viendo la historia.

Ya estamos acostumbrados a que TeleCinco no tenga ningún respeto por nada ni por nadie. Aún recuerdo la amarillista y bochornosa cobertura que hizo del accidente de Spanair, cuando metió una cámara en el vuelo de la aerolínea del día siguiente, por citar un ejemplo. Pero ahora ya no se limita sólo a sus programas basura. El colmo de la falta de cualquier ética lo lleva también al cine. 'Amigos' está producida por esta cadena. En su guión se hace un guiño cómico no una, sino dos veces, al accidente que acabó con la vida de Benjamín Olalla, quien fuera atropellado por Farruquito. Estoy convencido de la repugnancia que le habrá provocado a su esposa tener que ver cómo se toma la muerte de su marido como vis cómica en un guión de cine. ¿En serio los guionistas no tenían otra forma mejor de contar la historia? ¿Era necesario hacer mofa de una desgracia tan reciente? ¿En dónde está la risa de la muerte de Olalla?

En mi opinión, Borja Cobeaga, Marta González de la Vega, Arturo González-Campos, Borja Manso, Mónica Martín-Grande, Manuel Ríos San Martín y Diego San José, las siete personas que firman el guión, son escoria, un gran montón de carne putrefacta que ni conocen ni han conocido la humanidad ni la dignidad humana, capaces de vender a su madre por unas risas enlatadas en una película. Menudos sinvergüenzas.

2 comentarios

  1. rickisimus2  

    No he visto la película, pero con lo que dices, no la veré. He dicho.

  2. Sufur  

    Yo tampoco pienso verla. Boicot!

Publicar un comentario