Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Gracias a mi amiga Rosalía, autora del blog de recetas Cocotte Minute, descubrí un curioso aparatejo que, según ella, no falta en ninguna cocina alemana. Está casada con uno de los alemanes más guapos del planeta, por lo que le creí, tanto en el dato estadístico como en las funciones del EIERSTECHER, que es así como se llama el artilugio. Su función es sencilla: evitar que se casquen los huevos cuando se cuecen y, además, que la yema quede en medio y bien cocida. Para ello, hay que realizar un pequeño agujero en la base y en la parte superior del huevo. Se consigue con una ligera presión sobre el aparato, que está equipado con un pequeño punzón de muy poco diámetro. Es importante cogerle el truco para que, al hacer el agujero, la cáscara no se rompa, como me pasó a mí con mi primer intento, pero no cuesta nada pillar cómo hacerlo.

Lo conseguí gracias a una amiga del rubio que, como Rosalía, también está casada con un alemán (por cierto, que se llama Nils, algo que me encanta). Me lo compró allí y me lo trajo el otro día. Ayer cocí dos huevos, previo paso por el 'eierstecher', que también se llama 'el mosquito'. El resultado no pudo ser más deslumbrante. Cocción perfecta y, además, con la yema en su justa mitad. Sin duda, el huevo duro perfecto. Alemán tenía que ser el cacharro... Pussar och kramar!

2 comentarios

  1. Sufur  

    Angela Merkel es física, supongo que lo sabías...

  2. gratis total  

    cuanto te gustan las chuminás! casi tanto como a mi

Publicar un comentario