Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Cuánta razón tienen los que dicen que dos no se pelean si uno no quiere. El problema es cuando provocan al que no quiere jaleo hasta rozar lo insoportable. Es lo que, a mi juicio, sufren muchos famosos en Twitter. A mí me parece genial que se use como forma de comunicación entre el personaje y su público, de crítica, de interacción, de consulta... Se pueden hacer muchas cosas, pero de ahí al insulto gratuito o a la crítica destructiva va un paso.

Un famoso tiene que aceptar que es un personaje público pero, igual que no entramos en el salón de su casa y, sin conocerlos de nada ni ser invitados, nos ponemos a ponerle a parir, ¿por qué en Twitter sí? Si yo opino que la última película de Santiago Segura es una mierda, qué necesidad hay de escribirlo en Twitter añadiendo la arroba y la cuenta del cineasta, si éste no me sigue. Sólo hay una explicación: por joder y, si el famoso pica y contesta, presumir de troll lamentable ante los amigos.

Del mismo modo, también hay quien aprovecha esa pasarela directa al famoso para piropearlo. Eso sí, a veces hay que tener cuidado de que no se nos malinterprete y se acabe ofendiendo. Afortunadamente, no es el caso de Eduardo Madina. Me sorprendí el otro día leyendo en el Twitter del político socialista una particular respuesta a un tuit quizás poco delicado...

Así, sí. Pussar och kramar!

0 comentarios

Publicar un comentario