Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Ayer tuve el honor de formar parte del jurado del C3, el concurso internacional de chefs pasteleros que organiza cada año la firma francesa de chocolates Valrhona, que surte con sus productos a los mejores restaurantes de todo el mundo. Para mí no fue sólo una oportunidad única en lo que respecta al lado profesional, ya que sólo eramos cuatro los periodistas elegidos, junto a media docena de magníficos nombres de la cocina, sino también en lo personal, ya que pude conocer los entresijos de un concurso de ese tipo. Para empezar, increíble la organización y la limpieza con la que se hizo todo. No hubo presiones ni 'consejos' sobre lo que había que votar. Tuvimos libertad total para decidir los puntos que dábamos a cada uno de los seis candidatos.

Las deliberaciones fueron como las votaciones de Eurovisión, dando nuestros puntos en francés a cada candidato. Estuve a punto de decir lo de 'guayominí' pero como no había ningún candidato británico, pues no venía a cuento. Lo mejor de ellas fue conocer las impresiones de los expertos, ya que se fijaban en cosas que normalmente ni te enteras cuando estás en un restaurante, así como te explicaban cómo se hacían algunas virguerías que nos habían puesto por delante los concursantes.

Mi momento 'hot' del día fue la presencia en el jurado de mi adorado Rasmus Kofoed, un chef danés rubio y merendable que está triunfando gracias a su restaurante Geranium de Copenhague, donde realiza una cocina basada en los ingredientes naturales. Como todo en Dinamarca, será carísimo comer allí, pero yo me he conformado con pasar un día con él, hablando un poco y conociendo sus impresiones sobre la repostería internacional. Aunque, la verdad, reconozco que me hubiera dado igual si hubiera hablado del crecimiento del guisante. Eso sí, como soy un profesional, no dejé que su visión me despistara a la hora de valorar los platos que me iban poniendo por delante. ¡Como debe ser! Pussar och kramar!

2 comentarios

  1. Ladonnabupu  

    Creo que con esto me das más envidia que nunca. Por cierto, empiezo a creer en lo del fin del mundo ¡por fin nos parece merendable el mismo tío! Y con chocolate, rediós, me da un algo!!

  2. rickisimus2  

    ¿Y no necesitabas un ayudante? ¿No te llevaste un tupper?

Publicar un comentario