Archives

Hvad er klokken?

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

¿Qué pinta en Burdeos una persona a la que no le gusta nada, pero nada de nada, el vino tinto? Pues no lo tengo muy claro, pero es lo que voy a averiguar este largo fin de semana. Después de comer, pondré rumbo a la ciudad bordelesa con el rubio. Allí nos esperan Fabien y Thierry, así como un buen número de plazas, monumentos, iglesias y, por qué no, franceses guapos. Yo, para no desentonar con el ambiente de rugby que impregna la ciudad, iré con mi sudadera del Racing Métro 92, el equipo parisino del que nos hicimos fans en su tienda oficial (toda la ropa era más que chulísima, con muchas rayas).

La idea es conocer la ciudad, pasear mucho, estar con los amigos, charlar, cafetear y hacer alguna visita rápida al Virgin más cercano, que la última vez me quedé con las ganas de comprar algo y utilizar mi tarjeta de cliente, que llevo años sin usarla. Igual han sacado algún volumen nuevo recopilatorio de Le Petit Spirou o tienen a precio de saldo los DVD sin censura de los Dieux du Stade. Todo es entrar y mirar.

Lo que sí sé es que no me convencerán para ir a una bodega, máxime si hay la posibilidad de coincidir con surferos por la costa atlántica... Pussar och kramar!

Ana Pastor se ha convertido en la periodista más mediática de España. Es triste que esto sea, sobre todo, por realizar entrevistas incisivas y que acorralan al personaje cuando éste prefiere responder con evasivas preguntas incómodas, ya que creo que es la labor de todo redactor que se precie. Nos hemos acostumbrado al peloteo y al almíbar, y así nos va.

A mí me cae bastante bien y creo que es un ejemplo de la nueva TVE. Resulta deleznable el acoso y derribo que quieren dar a su imagen desde medios de la ultraderecha y el Partido Popular (aunque, bien mirado, es un halago, ya que sólo atacan a los justos), y emociona leer los argumentos con los que se defiende desde su blog.

Ahora bien. Ayer leí la acertada columna que sobre el enfrentamiento entre ella y Cospedal publicó Lucía Méndez en 'El Mundo'. Hubo un comentario de un lector que me llamó mucho la atención:

"Ana Pastor suspende las oposiciones a RTVE en 2007 y en 2011 dirige un programa; llega al programa '59 segundos' después de que la anterior presentadora sea contratada por el marido de Ana Pastor, director de informativos de la Sexta. Por otro lado, la hermana de Ana Pastor es jefa de prensa de Barreda, presidente de Castilla La Mancha".

Y qué quieren que les diga. De repente, ya no todo me parece tan fetén. De ser cierto, y supongo que lo será, la imagen que tengo de la periodista se trastoca. No deja de ser loable su actitud durante las entrevistas, pero el modo de haber llegado a TVE obliga a cuestionarse, cuanto menos, si hay tejemanejes interesados en tanta publicidad como se le otorga a Pastor. Siendo prácticos, mientras siga dando caña a los políticos, y sobre todo mientras siga siendo la única que lo haga, será un placer verla en TV, pero ¿a qué precio? No creo que lo sepamos así como así. Pussar och kramar!

La marca de ropa interior James Tudor es una de las más originales del mercado, y sin necesidad de caer en lo chabacano o lo excesivo. De hecho, prácticamente todos sus modelos son bastante ponibles y juega a su favor que se centren sobre todo en bóxers y slips normales... pero con añadidos. Por ejemplo, se inspiran en los uniformes de los antiguos soldados británicos para crear unos modelos con botones, que pueden estar a los lados o incluso en el centro (son decorativos, excepto el modelo Magnetic). Además, de cada uno de los calzoncillos hay varios colores a elegir, pero siempre muy elegantes, sin estridencias, por lo que cuesta decidirse rápidamente por uno en concreto.

De precio no son excesivamente caros. Están más o menos en la línea de Calvin Klein o Aussiebum, entre 20 y 30 € cada unidad, y se pueden comprar por Internet en su tienda on-line. Para ver cómo quedan, se ayudan de unos cuantos modelos merendables que no dudan en posar en todo tipo de situaciones reales (¿quién no juega al baloncesto en ropa interior y con capucha?), pero hay un asunto que me tiene algo preocupado... ¿qué sentido tiene que también usen fotos de los mismos modelos en los que NO se les ve con el calzoncillo puesto? ¡Quiero respuestas, señor Tudor! Pussar och kramar!

Aún a riesgo de parecer lo que no soy (es decir, Applemaniaco), confieso que me encantaría tener un ordenador con una tapa como ésta:

¿Qué tiene la bandera británica que queda tan bien en cualquier cosa, sitio, persona o animal? GOD SAVE THE UNION JACK! Pussar och kramar!

Ayer por la noche, un avión de la compañía Vueling tuvo problemas con el tren de aterrizaje a su llegada a Sevilla y provocó la puesta en marcha de un protocolo de emergencia que obligó a cerrar las pistas. Así, un total de seis vuelos fueron redireccionados a Málaga y a Jerez, que son los aeropuertos más cercanos al de la capital hispalense. Sin embargo, como la cosa fue más un susto que una complicación, San Pablo volvió a la operatividad total en cosa de pocas horas, pero para ello era necesario que los aviones que fueron recolocados regresaran a Sevilla cuanto antes.

Aena dispuso que los dos de Jerez, uno de Vueling y otro de Spanair, volvieran esa misma noche: uno a las 22.00 h y otro a las 23.15 h.

Me pregunto cómo debe ser un vuelo con grandes aviones comerciales entre dos puntos que apenas distan 95 km. No son aparatos preparados para saltos tan cortos y deben ajustar también los niveles de queroseno para no ir excesivamente cargados. Supongo que los pilotos deben, en esos casos, dar un gran rodeo, al tiempo que lo hacen a una altura que no interfiera en los vuelos que a diario pasan por la zona a esas horas de la noche.

Sí, soy un freaky, pero me hubiera encantado estar en esos aviones camino de Sevilla, conocer cómo se realiza la logística aérea en estas ocasiones y aterrizar tras un vuelo de ¿20 minutos? El más corto que he hecho nunca fue de apenas 15 minutos, entre la capital de las Lofoten y Bodø, pero lo realicé en un aparato minúsculo, casi una avioneta. ¿Cómo debe ser en un A319? Sin duda, surrealista. Pussar och kramar!

Debería ser obligatorio. Nada mejor que una tarde de cócteles, buena compañía y mejor conversación, con mucho cotilleo y puesta al día de lo que acontece en moda, blogosfera, prensa, música, famoseo... y no en cualquier lugar, sino en pleno epicentro cool de Madrid, que ahora mismo es Le Cabrera, la coctelería de Diego Cabrera y socios. En eso consistió mi plan de Martes Santo, con GratisTotal y unas rondas que supieron a gloria, subieron como les dio la gana y me dejaron con un increíble sabor de boca que quiero repetir sí o sí pronto.

Lo que más me gusta de una buena coctelería es que la carta es amplia, que van más allá de los combinados típicos y que pueden hacerte invenciones 'a medida', explicando tus gustos al coctelero. La primera vez que disfruté de ese momento 'personalizado' fue con un más que merendable barman de Louisville (Kentucky), que se tuvo que comer bien la cabeza para ofrecerme algo que me gustara con Maker's Mark como base. Al final, acabo flambeando la mezcla y yo brindando por su genialidad con naranja.

En Le Cabrera hice lo propio retando al coctelero a hacerme algo afrutado con Absolut Vainilla, pero no ayer, sino el primer día que fui. En esta última visita me limité a pedir de la carta, que no quería pasarme de original. Así que volví a caer en el embrujo del Caipifruti, un cóctel de ron y licor de melocotón (entre otros ingredientes) que me pierde, rematado con una Piña Colada que no es de este mundo (el toque de leche condensada me parece lo más).

Por 11 € el cóctel (9 si no tiene alcohol), mi agenda debería tener más tardes como la de ayer. Pussar och kramar!

Cuando oigo hablar de Nueva Zelanda, mi mente se va a 'El señor de los anillos', el viaje de novios de Casta y, cómo no, sus magníficos jugadores de rugby. Además, siempre me ha parecido muy original que ellos escogieran el color negro como símbolo nacional, a pesar de que se supone que los piratas encarcelados moraban en la isla de al lado...

Sin embargo, ahora el país de los antípodas también formará parte de mi imaginario personal gracias a una canción que he descubierto esta semana. Se trata del primer tema neozelandés que forma parte de mi iPod, y eso que tengo bastantes ya. Es una canción que se llama 'Like Water', cantada por Ladi6, con una voz que me recuerda mucho a la de Macy Gray, especialmente su tema 'Demons' con Fat Boy Slim. Sí, a priori, no es mi estilo de música, pero me tiene enganchado. Espero que os guste. Pussar och kramar!

Enterarte de la ruptura de la relación de un amigo a través de Facebook y su corazoncito rojo de cambio de situación sentimental es un poco bajón (salvo que se trate de tu propia relación, que entonces es una hijaputez como una casa). Por un lado, te has enterado de un modo poco directo, en tanto que no sabes qué hacer, si llamar corriendo a tu amigo, escribirle, hacer como si nada o escribir algún mensaje en su muro.

Pero, ¿qué pasa si el que ha anunciado ese cambio no es tu amigo, sino la pareja de éste? Es lo que me ha pasado a mí esta semana. El novio de mi amigo Alejo anunció su soltería, sin dar muchas más explicaciones (que tiene a media oficina en su Facebook y está muy armarizado). Mi amigo, por su parte, no actualizó nada y su muro siguió tan desierto de noticias como lleva desde hace unos diez meses (última vez que lo actualizó). Como ellos no eran amigos en la red social y yo era de los pocos que tenía contacto virtual con ambos, ¿qué se supone que debía hacer?

Opte por escribir a mi amigo y esperar sus noticias. Cuando respondió, me llamó y me dijo que estaba asombrado por la velocidad de las llegadas de las nuevas. Vamos, que al otro le faltó tiempo para cambiar el estatus... Aún así, tampoco hubo mucho drama, pero eso no quita para que me sintiera extraño incluso después de hablarlo con él. Yo prefiero ser el que dé ese tipo de noticias a mis amigos, a ser posible de viva voz, y no de forma colateral. Me sentiría mal si se enteraran por mi pareja o por terceras personas, que yo sea el que decida cómo maneja ese apartado de mi vida personal e íntima.

A veces, las herramientas de sociabilización, nos deshumanizan un poquito y relativizan cosas importantes. Este caso es un claro ejemplo. Pussar och kramar!

El señor de la imagen es un asesino de elefantes. Presume de haber liquidado él solito a 1.282, además de a 2.044 búfalos, 332 leones, 144 leopardos y 132 rinocerontes, entre otros. Se llama Antonio Sánchez-Ariño y tiene la desfachatez de asegurar en una entrevista publicada hace unos días que "hay que cazar elefantes si queremos que los haya" (creo que sólo él y la persona que editó el texto entienden esta frase). Ambos olvidan que el elefante africano es una especie en extinción, y también lo olvida el Casino Jerezano, institución que tiene la desfachatez de darle un premio.

Para excusarse cuando le preguntan por su lado sanguinario, Sánchez-Ariño, valenciano, dice que "ha trabajado por la conservación de las especies y luchado contra el furtivismo y la caza antideportiva, así como ha colaborado en acciones solidarias y altruistas, como la construcción, junto a su mujer, de una escuela para 300 niños en Tanzania". ¿Es necesario matar a 2.000 búfalos para montar una escuela? Por supuesto, su desprecio y falta de respeto por los conservacionistas y ecologistas de verdad es manifiesto: "Paranoicos que no saben nada y chillan por chillar y no tienen fundamento", afirma.

La entrevista no tiene ni pies ni cabeza y la mitad de las frases carece de sentido, por lo que intuyo que está hecha por un becario poco brillante. Aún así, el peloteo al 'señorito' es obvio y en ningún momento se le intenta poner en el brete de defender lo indefendible: que matar animales en peligro de extinción NO ES TOLERABLE. Nunca había deseado que un rinoceronte corneara a un completo desconocido. Hasta ahora. Pussar och kramar!

Sólo pasa con Ryanair. Como hay obras en el aeropuerto de Treviso, sus vuelos a Venecia tendrán que aterrizar ¡EN EL AEROPUERTO DE VENECIA! Es decir, el aeropuerto que la irlandesa vende como 'Venecia' no es el de la ciudad de las góndolas, pero como el aeródromo al que realmente vuelan estará en obras de junio a septiembre, tienen que redirigir su actividad al Marco Polo. Así, los que se desplacen a Venecia con RyanAir no tendrán que hacerse los 35 kilómetros de distancia que había entre Treviso y la isla.

Una pena que no haya este tipo de obras en las pistas más a menudo, porque podrían volar a Bruselas en vez de a Bruselas-Charleroi, a Hamburgo en vez de a Hamburgo-Lübeck o a Munich en vez de Memmingen-Munich Oeste; por citar algunos ejemplos. Lo que no entiendo es por qué al aeropuerto de Magedeburgo no le han llamado Berlín en vez de dejar el nombre de la pequeña ciudad alemana. Total, qué son 145 kilómetros. Pussar och kramar!

Ayer volvió a temblar la tierra en Japón. El hermano del rubio lleva allí desde el pasado lunes visitando a su novia. Sé que no está cerca de la zona del seísmo, y que en Tokio y las zonas turísticas principales no ha ocurrido nada, pero no puedo evitar sentir un pellizco en el estómago y preocuparme. Ahora entiendo mucho mejor a los familiares de los españoles que estaban en el país cuando ocurrió el gran terremoto de hace unas semanas y el tsunami consecuente. Es surrealista. Tengo la información suficiente para saber que no ocurre nada, pero hasta que no dé alguna señal de calma desde allí, no estaré 100% tranquilo. Una vez más, pasión gana a razón.

Ayer me enteré que mi tío José lleva algún tiempo sin cobrar. Resulta que estaba prejubilado, pero gracias a un ERE que ahora está siendo investigado por fraude. Parece ser que desde la Junta de Andalucía se incluyó como trabajadores de las empresas con problemas a personas que nunca estuvieron en esos empleos y mientras no se resuelvan los expedientes judicialmente no va a cobrar nada. De repente, mi ascazo por el PSOE andaluz se ha catapultado a niveles máximos. No quiero que gobierne el PP, y mucho menos Javier Arenas, pero la gestión regional está podrida y no se debería haber permitido que un partido gobierne casi con mayoría absoluta durante más de 20 años. ¡Qué pena que no haya una tercera vía con posibilidades en Andalucía!

Ayer vi en televisión la entrevista que le hicieron a Rosa Aguilar en TVE. La imagen que tenía de ella era magnífica y bastaron veinte minutos para que se hiciera añicos. Fue hipócrita, tiró balones fuera en todos los temas que podían ser delicados e incluso mintió al afirmar que los ministros vuelan en Turista, cuando lo hacen en Business (al menos todos con los que he coincidido, y han sido bastantes y muchas veces). Se comportó como una políticucha más, como ese 99,9% de representantes que sobran de nuestras instituciones. Fue vergonzoso y no me podía creer que por fidelidad al cargo y a quien le ha puesto en él haya cambiado 180º su opinión sobre temas andaluces y económicos.

Ayer cambiaron muchas cosas. Pussar och kramar!

Creo que una de las cosas que determina tu grado de experiencia y, sobre todo, de asentamiento en el puesto de trabajo en el que estás es tu capacidad para asumir errores y tu reacción ante ello. Cuando empiezas en un nuevo empleo, por muy experimentado que estés, cometer un fallo te hace sentir inseguro, te preocupas casi siempre más de lo que realmente el error se merece y tiendes a justificarte demasiado o arreglarlo con sentimiento de culpa.

Lo mismo ocurre cuando eres novato, aunque aumentado en tanto que el temple de un veterano o el que no sea la primera vez que te ocurre no juegan a tu favor. En cambio, cuando llevas bastante tiempo en tu puesto y ya has demostrado tu capacidad, así como has ganado experiencia, las meteduras de pata se ven de otra manera e incluso el cómo las afrontes ayudará a que jefes cortos de miras se callen o simplemente comprendan que le puede pasar a cualquiera.

El otro día, mi desconocimiento de que borraban los servidores de vídeo una vez al mes dio al traste con una entrevista y no ha habido forma de recuperarla. Expliqué lo que pasó, asumí mi responsabilidad, en tanto que no tenía ni idea de que esto funcionaba así, y no ha pasado nada. Seguro que hace diez años hubiera entrado en un estado de ansiedad terrible, como las primeras veces que me equivocaba en los créditos de alguna prenda y confundía las marcas o los precios, por ejemplo.

Mi fallo más surrealista fue hace unos tres años con un tema de Hermès. No sé cómo entendí a su jefa de prensa que la marca ponía en marcha para el día del padre una promoción de regalar una corbata de niño al que comprara el mismo modelo de adulto. Esa promoción nunca existió y lo más surrealista es que hablé varias veces con Hermès antes de publicarlo. Ellos pensaban que me refería a otro tema y yo no entendía que me hablaban de una promoción sin regalo. Al final se publicó mal y la tienda de Ortega y Gasset recibió a clientes con el recorte de mi revista exigiendo su corbata de regalo... #fail Sigo sin saber qué pasó y ahora es motivo de risas, pero qué cara se me quedó, sobre todo por no poder dar explicaciones mínimamente coherentes... Desde entonces, no publico promociones con regalos. Pussar och kramar!

Laura sabía que ése iba a ser el día. Tenía un presentimiento e incluso había soñado una y otra vez durante toda la noche con el momento en el que por fin se acercaría a Carla y se presentaría. Quería andar con pies de plomo pero, ¿qué hay de malo en acercarse a una compañera y pedirle unos apuntes? Quién sabe, igual hasta podían estudiar juntas el parcial o quedar para ver láminas de cuadros en la biblioteca. Lo tenía todo pensado. Primero estudiarían para que Carla viera que era alguien serio y al rato le diría de salir a tomar algo, para descansar, y poder charlar de otras cosas. Su sexto sentido no le podía fallar. No sabía si Carla era lesbiana o no, pero tenía la certeza de que, entre mujeres, todo es posible. Sí, esa tarde se acercaría a ella al acabar la clase.

El ejercicio no había podido llegar en mejor momento. Cuando el profesor de dibujo dijo que esa semana debían realizar varios estudios de un cuerpo en movimiento, Carla sabía que estaba ante una oportunidad única. ¿Qué mejor modelo que un atleta? Además, así podría dibujar bien cada uno de los músculos. No se trataba de que se desnudara. "No, qué iba a pensar de mí", se decía. Aunque luego, mirando al suelo, pensaba: "Aunque, por qué no, si lo hace sin que se lo pida...". Sí, no cabía duda, tenía que acercarse a Marcos, dejarse de sonrisas bobas y tener por fin el coraje de pedirle que hiciera de modelo. Si le decía que sí, le diría también de ir a tomar algo, para explicarle bien el ejercicio, y quién sabe, igual una cosa llevaba a la otra y a otra... hasta que los dibujos tuviera que hacerlos a última hora, deprisa y corriendo.

No sabía por qué, pero Marcos se sentía sucio. "¿Acaso he hecho algo malo a Miguel?", se repetía una y otra vez para sentirse mejor. No se sentía a gusto cuando pensaba en él, mientras se masturbaba, pero su mente era incontrolable en esos momentos. Incluso una vez se había sorprendido pensando en Miguel mientras tenía sexo con uno de sus amantes habituales. Pero cómo decírselo sin que la amistad se fuera al garete. Miguel nunca tuvo problemas con que el fuera gay, desnudarse en las duchas e incluso le gastaba bromas a él pensando que Marcos era tímido para tocarle el culo, sin saber que lo que estaba era paralizado de miedo y deseo. "Sí, lo mejor será que, después del entrenamiento, me vaya con él a su casa y le saque el tema del amor. Cuando vea que es el momento adecuado, le besaré y, si va todo bien, me lo devolverá". Era lógico, ¿no?

Miguel ya había decidido incluso qué ropa llevaría a la fiesta de Farmacia. Si quería que a Laura se le cayeran las bragas tenía que ponerse la camisa que marcaba bien su pecho y sus brazos. Pocas se resistían a agarrarle por los bíceps y pasear a su lado mientras le metían mano. Él se dejaba y bien que lo disfrutaba, aunque alguna vez que otra tanto sobeteo le provocara algún 'levantamiento' inesperado. Esa mañana se había cruzado con ella y la miró fijamente para mostrarle su mejor sonrisa, pero iba pensando en las musarañas y ni se percató de su presencia. Faltaban dos días para la fiesta y, si se volvían a encontrar, no iba a permitir que Laura no se fijara en él. Si intercambiaban alguna palabra antes del viernes, todo sería mucho más fácil. Estaba decidido.

Mi primer libro fue 'Jeruso quiere ser gente'. No sé cómo llegó a mis manos, si fue un regalo o lo compré con mis primeros ahorros, pero es el primero del que tengo conciencia de propiedad. Mi generación, como otras que llegaron décadas después, creció leyendo las aventuras que editaba El Barco de Vapor y Alfaguara, especialmente la primera. Elsa Aguilar, su responsable, acaba de elegir sus títulos más queridos. Sólo comparto uno; el mítico 'Fray Perico y su borrico'. Echo de menos 'El pirata Garrapata' o 'Diario secreto de Susi. Diario secreto de Paul', que en su día me pareció el colmo de la originalidad, pudiéndose leer empezando por las dos cubiertas.

Hoy rindo mi particular homenaje a esta gran colección de títulos con un collage en el que he incluido algunos de los libros que más disfruté de pequeño. Pussar och kramar!

Laura hace mucho que tiene claro que quiere ser farmacéutica. Está en tercero de carrera y se pasa el día pensando en cómo será su futura farmacia, en qué barrio le gustaría tenerla, con clientes con los que pueda crear una pequeña amistad, viendo crecer a los hijos de los vecinos... Bueno, piensa en su futuro laboral y en Carla. Es la chica que se sienta en primera fila en su clase de Arte Moderno II, una optativa que tuvo que coger porque era la única con plazas libres y que se ajustara a su horario. ¡Maldito profesor Gómez!, si no la hubiera suspendido con un 4,3 en junio no hubiera tenido problemas para matricularse en cualquier asignatura más interesante... Aunque, bien mirado, casi le ha hecho un favor.

Carla es perfecta: bonita sonrisa, divertida, inteligente y amable. Le gusta que admiren de ella la determinación con la que acomete las cosas, que consiga siempre todo lo que quiere. Sabe que algún día podrá restaurar alguna de las grandes obras del Museo del Prado, su pinacoteca preferida. A veces, cuando está nerviosa, le gusta pintar en un viejo cuaderno con unos lápices que le regaló su abuelo el día que entró en la Facultad de Bellas Artes. Normalmente pinta caras. No son retratos, no identifica los rostros, se los inventa, los idealiza; pero últimamente no para de dibujar al mismo chico: Marcos. Al principio, se dijo que era "algo profesional". Le veía jugar al fútbol en el campus, con el equipo de la Universidad, y lo tomaba como "modelo particular para dibujar anatomía humana", pero hacía rato que admitió que estaba tremendamente enamorada de él. ¿Cómo era posible que se quedara muda cada vez que él la saludaba o le sonreía durante el entrenamiento?

A Marcos le ocurría prácticamente lo mismo. Era la estrella del equipo. Delantero centro, sus goles eran responsables de que el equipo de la Universidad estuviera a punto de ganar el Campeonato. Entrenaba muy duro. Nunca estaba conforme con su rendimiento y quería ser el mejor. Ser homosexual no le representaba un problema dentro del equipo, sobre todo porque no era el único del mismo, pero se había marcado como meta ser la primera estrella gay de la liga. Su éxito deportivo era parejo al de sus conquistas. Le bastaba una breve conversación, una sonrisa pícara y un juego de miradas para tener en su mano a cualquier chico. Sus amigos le decían que era "el más chulo del gallinero" y le gustaba liarse con cuanto chico guapo se cruzara en su camino. ¿Por qué entonces perder el tiempo con Miguel, el guapo y merendable portero del equipo, su mejor amigo desde el instituto y heterosexual declarado? Empezaba a cansarse de sexo por sexo y masturbarse pensando en él, pero dar el paso le paralizaba.

"Ese chochete va a caer sí o sí", le dijo Miguel a Marcos. La había visto por el campus y por fin un colega le había dicho cómo se llamaba y qué estudiaba. Ahora solo era cuestión de ir a alguna de las fiestas de su facultad y desplegar ante ella todos sus encantos, que sabía que eran muchos. Estaba en forma y pasaba muchas horas en el gimnasio para conseguir un cuerpo envidiable. Pero, además, resultaba que tenía facilidad para los números, por lo que estaba sacándose la carrera de Administración de Empresas y Economía sin ningún problema. La modestia no era el fuerte de Miguel. Le gustaba pavonearse y presumir. "Para eso me lo curro", contestaba cuando se metían con él. Llevaba dos meses soltero y le gustaba tener novia, aunque luego se "divirtiera" por ahí con otras, de ahí que estuviera decidido a enamorar a la que sería su nuevo chica: Laura, una estudiante de Farmacia con unos pechos, unos labios y un culo que no estaba dispuesto a que no fueran suyos...

Conozco a más de un Applemaniaco que seguro que estará encantado de estrenar la temporada de piscina o playa 2011 con este bañador de Pull-In. ¿O me equivoco? Por cierto, cuesta 80 €. Pussar och kramar!