Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Noruega se está enfrentando a una situación, cuanto menos, surrealista. El país se ha quedado sin mantequilla. Literalmente. Vas al supermercado y no hay nada de nada. El problema se acrecienta si tenemos en cuenta que es precisamente en Navidad cuando más demanda hay de este producto en el país, y que allí el aceite de oliva no está tan extendido, por lo que se usa la mantequilla en todo tipo de comidas.

La situación es tal que los pocos que cuentan con reservas la están vendiendo por cuatro veces su valor habitual en las tiendas (por encima de las 80 coronas, unos 10,40 €/kg). Así, hay gente que la compra en Suecia y la introduce de contrabando, vendiéndola por Internet para evitar problemas con las autoridades. ¿Contrabando en el país más rico del mundo? Efectivamente. Las leyes noruegas son especialmente proteccionistas con los productos locales, por lo que importar cualquier alimento que se produzca allí es una odisea habitualmente.

Dinamarca es precisamente uno de los mayores exportadores del mundo de mantequilla (de ahí las famosas galletas), pero el precio arancelario es tan alto que no les compensa derivar parte de su producción a Noruega. Con lo que venden a Suecia, Finlandia, Islandia y otros países ya ganan suficiente y sin excedentes, ¿para qué malvenderla o sacarle un beneficio bajísimo?

Así las cosas, la principal firma productora de mantequilla noruega, Tine, ha informado a través de un portavoz, Lars Galtung, que el Gobierno noruego parecería dispuesto a rebajar el arancel para permitir que empresas locales como la suya puedan comprar mantequilla en el extranjero en grandes cantidades (se han barajado cifras de hasta 150 toneladas). Sería la segunda rebaja que realiza en un mes, ya que decidió bajar el arancel de 25 a 4 coronas/kg cuando saltaron las primeras alarmas. Sin embargo, la medida se considera insuficiente, puesto que limitó el nuevo precio a diciembre, un margen insuficiente para que las fábricas danesas puedan servir una cantidad tan alta de producto justo antes de las fiestas.

No es la primera vez que un país del Primer Mundo se queda sin mantequilla. Durante la primavera de 2008 fueron los japoneses los que se quedaron sin existencias, también por una política muy proteccionista. Ahora Oslo trata de remediar un problema causado por la falta de previsión. Tras un verano muy lluvioso y con malas condiciones climáticas, las vacas noruegas no fueron capaces de producir la cantidad habitual de leche. Para muchos, peligra la Navidad en el país.

FUENTE: NPR.

3 comentarios

  1. Meg  

    Puede parecernos ridículo, pero si extrapolamos la problemática a España y al aceite, tendríamos los programas de TV de contertulios tipo Ana Rosa y Espejo Público criticando al gobierno de turno y pidiendo aceite italiano a gritos...

  2. Sufur  

    Esto seguro que es un complot por parte de los lobbies anticolesterol...

  3. Nils  

    Estoy muy contento porque este artículo se ha publicado tanto en Expansión.com como en ElMundo.es Además, en ambos diarios se encuentre entre las noticias más leídas, la 3º del día en Expansión y la 20º en El Mundo.

Publicar un comentario