Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Corazón de Olivetti es un blog del diario 'Público' escrito por Juan José Téllez. Una de sus últimas entradas me ha encantado. Es a raíz de las poco acertadas declaraciones de Artur Mas sobre el habla de los niños andaluces. Personalmente, no sé de qué nos sorprendemos. Cada pocos meses, da igual de qué partido sea, un político catalán se dedica a insultar, vejar, maltratar y chotearse de Andalucía y los andaluces. No faltan ejemplos. Hace unos días, por ejemplo, Duran i Lleida no se cortaba a la hora de criticar el PER y los jornaleros que "cobran dinero mientras toman cervezas en la barra de un bar". Es una pena que los mismos que tanto miedo tienen de los peligros y fantasmas que ellos ven sobre el catalán y su idiosincrasia, tengan tan poco respeto, formación e idea del de las demás zonas de España. Transcribo el artículo de Téllez.
Pussar och kramar!


A ciertos sectores de Cataluña parece inquietar el velocímetro del habla andaluza. Su acento ya puso en guardia, en su día, a Montserrat Nebrera, entonces a bordo del PP. Y, en sede parlamentaria, insistió en ello hace poco el president Artur Mas, de CiU. Los niños andaluces hablan tan rápido que no se les entiende. Cierto es. Tanto que Hollywood debiera doblar las películas al andaluz para ayudar a la inmersión lingüística del sur. A cambio, la Junta de Andalucía habría de subtitular algunas sevillanas para que puedan ser felizmente comprendidas durante la muy plural feria de abril de Barcelona.

Existen, sin embargo, motivos poderosos para que el andaluz hable con más velocidad que Fernando Alonso en sus mejores días. Tiene que recuperar el tiempo perdido durante siglos de mordaza: desde la expulsión de los moriscos y sefarditas, los habitantes del sur estuvieron más callados que en misa, salvo cuando les dio por crear un anteproyecto de democracia con la Constitución de Cádiz. Ahora como entonces, puede que tengan muchas ideas y teman que no les de tiempo a expresarlas porque cualquier día pueda volver el tío Paco con la rebaja de las libertades.

Andalucía estuvo tan lenta durante el siglo XIX que dejó que les cerraran de saldo sus primeras fábricas textiles. Los suyos tuvieron que darse bulla para coger a tiempo el transmiseriano y buscar en Cataluña el asilo político contra el hambre y demostrar luego que podían ser tan cataluces como andalanes.

Se apresuraron para poder escribir a tiempo los mejores versos del 27. Y para evitar que en 1980 le tangaran la autonomía cuando intentaron endilgarles sin suerte una de segunda mano. Lo mismo cualquiera de ellos propone que las oposiciones públicas en Andalucía se basen en exámenes orales al ritmo de los neutrinos. Así, quizá jugarían en igualdad de condiciones con otras comunidades que tienen la inmensa suerte de ser bilingües. Pero, bienvenido sea, ni todos los catalanes ni todos los andaluces desprecian las otras identidades, sino que se limitan a defender razonablemente las propias. Cuestión de estilo.

4 comentarios

  1. Ladonnabupu  

    Hay quién ve la paja en el ojo ajeno y bla, bla, bla...
    Somos un país muy rico (lingüísticamente hablando, claro) y es una pena que, en lugar de apreciar la belleza de los diferentes estilos y acentos, algunos sólo se centren en lo difícil que se les hace escuchar a los demás. A lo mejor es que tienen problemas de oído.

  2. MEG  

    Me ha encantado este artículo, parece mentira que los catalanes no sepan ver el actual sustrato de la generación que va desde los 25 a los 50 años, puesto que casi todos son "charnegos"*.

    En Barcelona y alrededores han vivido tres de mis tíos-abuelos y sus hijos son todos catalanes nacidos de murcianos y almerienses y esa es la base de Cataluña.

    *charnego, ga.

    (Del cat. xarnego, y este de lucharniego).

    1. m. y f. despect. Cat. Inmigrante de una región española de habla no catalana.

    Definición según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

  3. starfighter  

    Nunca entenderé este tipo de declaraciones y pensamientos que sólo se pueden hacer desde la ignorancia consentida y el desprecio a los de fuera. Y menos sabiendo que has crecido gracias al trabajo de dichas personas.

  4. Sufur  

    ¡Noticia bomba! ¡Un político idiota ha dicho una idiotez!

Publicar un comentario