Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Estos días es noticia que el antiguo jugador de fútbol Esnáider, ahora entrenador del Zaragoza B, prohibió a uno de sus muchachos presentarse al examen de Selectividad porque "el fútbol es incompatible con los estudios". Aunque el entrenador desmintió que la conversación fuera así, el hecho es que Ramiro no fue al examen, y aunque el propio chico ha salido en defensa de su jefe, todo parece indicar que ha sido obligado por el club.

No voy a comentar lo que me parece que se lapide el valor de la educación de ese modo, que otros lo han hecho ya mejor que yo, sino un tema que me deja, cuanto menos, sorprendido. No es la primera vez que vemos a un entrenador tomar este tipo de decisiones en lugar de sus jugadores. De hecho, incluso algunas rayan en lo inconstitucional, en tanto que coarta las libertades personales de cada uno, como en el pasado Mundial, cuando Vicente del Bosque prohibió el uso de redes sociales, por ejemplo, todo un atentado contra la libertad de expresión. Y no porque no entienda las razones que pueden llevar al entrenador a pedir eso a sus jugadores, pero una cosa es aconsejar, sugerir, recomendar o pedir; y otra muy distinta prohibir o imponer.

Pero lo que más me llama la atención de todo esto es que nadie se queje, que todo el mundo lo vea como algo normal. ¿Alguien se ha planteado qué pasaría si su jefe le dice que durante una semana no puede usar su cuenta de Twitter, tener relaciones con su pareja o presentarse a un examen de Selectividad? ¿A que sería inadmisible? Entonces, ¿por qué sí es normal y aceptado en el fútbol (y en casi todos los deportes)? Un entrenador es un empleado que trabaja para una empresa como responsable de que un equipo rinda lo mejor física y tácticamente para ganar. ¿Quién ha dicho que ese contrato les convierte en tutores o directores de la vida de sus subordinados? ¿Y por qué nadie se rebela contra esto?

Demasiadas preguntas sin respuesta. Pussar och kramar!

3 comentarios

  1. Sufur  

    Es un dato poco conocido, pero en la Mongolia Citerior del siglo XII existió un equipo de fútbol cuyo entrenador llegó a la conclusión de que la mejor forma de evitar que sus jugadores perdieran partidos de fútbol era prohibirles jugar al fútbol. Lamentablemente, tampoco podían jugar al cricket ni al hockey sobre patines. Sin embargo, consiguieron quedar terceros en un campeonato regional de parchís. La moraleja de todo esto es: a quién le importa lo que pase en el mundo irreal del fútbol :-P

  2. gratis total  

    Me quedo muerta! Cómo te va a decir tu jefe que no te presentes a un examen? Si yo fuera el chico le diría: "ok, no me presento, pero cuando tenga 30 tacos y esté sin trabajo me voy a vivir a su casa, jefe"

  3. Di  

    A mi lo que me parece una locura es que ese chico y sus padres permitan que el entrenador decida esas cosas y lo que es peor, acepten sus decisiones.

Publicar un comentario