Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Hace ya mucho tiempo que el mundo de la publicidad descubrió que no hay nada como un prescriptor famoso para mejorar las ventas o la credibilidad de un producto. De hecho, aún hay muchas agencias de prensa que se creen que los periodistas especializados en un área somos retrasados y que vamos a considerar mejor a un producto porque sea el que usa tal o cual personaje popular (en cosmética, lo extraño es que siempre se den los mismos nombres: Sarah Jessica Parker, Gwyneth Paltrow, Kate Moss...), aunque no aporten pruebas de que ese famoso lo use.

Sin embargo, había unas líneas rojas que se han dinamitado en los últimos años. Ya no es peyorativo ni supone un problema de imagen hacer publicidad de productos anticaspa, mejora del tránsito intestinal, evitar pérdidas de orina o incluso fijadores de dentaduras postizas. Aunque más que volar por los aires, yo creo que las líneas sólo se han movido de sitio, porque no me veo a un famoso anunciando cremas contra las hemorroides o pastillas que cortan las diarreas.

Eso sí, es interesante saber que ya no hay intocables, que la publicidad ya no entiende de pactos tácitos. Por ejemplo, lo que se pudo ver durante unas horas (lástima de leyes que obligan a la censura institucional) en la Gran Vía... Que sí, que es un delito y no hay que dañar la imagen de nadie de forma gratuita y mucho menos con fines comerciales, pero como símbolo de que no se salva ya nadie, me ha gustado. Pussar och kramar!

2 comentarios

  1. Di  

    Lo que no entiendo es el trato de "realeza" a Clinton. De lo demás, nada que objetar ni añadir.

  2. ace76  

    Estaba claro que los de Ashley Madison sabían que el anuncio duraría horas. Sólo esperaban provocar y que se hablara del tema en las redes sociales.

Publicar un comentario en la entrada