Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Ayer estuve toda la mañana arreglando papeleos varios. Para este tipo de acciones, suelo ir con una carpeta roja que me regalaron hace muchos años y a la que tengo mucho cariño. Para mi sorpresa, al salir del primero de los sitios a los que fuimos, nos robaron la carpeta. Fue un descuido tonto, pero la realidad era que había desaparecido. No entendía nada, ¿quién quiere unos resguardos? El caso fue que mientras el rubio volvía a donde la ventanilla para tramitar una copia del papel, unos amigos y yo buscamos en las papeleras cercanas, el suelo, las jardineras... en busca de la carpeta, ya que cuando el ladrón viera que sólo contenía papeles, no haría nada con ella.

Al final, no apareció, pero como teníamos una copia del resguardo, no le dimos más importancia. Hasta que por la tarde recibimos una llamada de un señor con acento dominicano que nos decía que tenía la carpeta. Desde el primer momento me dio mala espina, porque lo normal es que la persona que se encuentra algo y te llama te diga que lo ha encontrado y el modo de ir a por ella. En este caso, empezó a contarme una historia muy rara sobre el hecho de que había visto a una mujer que iba a tirar la carpeta y que él le dijo que cómo iba a hacer eso, que tenía papeles importantes y tal y cual (claro, con su vista de rayos X sabía lo que había en la carpeta).

El caso es que quedé con él cerca de Cuatro Caminos para que me la devolviera. Como no me fiaba, llamé a un guardaespaldas y superhéroe llamado Fido para que me acompañara. Efectivamente, cuando llegamos a donde habíamos quedado (un locutorio), el señor me pidió que le enseñara mi DNI para demostrarle que yo era quien decía... para luego pedirme 30 euros por devolverme mi carpeta, ya que, según contó, la chica que quería tirar y quemar mi carpeta en la vía pública (sic) no lo hizo porque él le dio 20 euros a cambio. El buen samaritano quiso hacer negocio conmigo. Fido ya tenía preparada la llamada a la Policía, pero no hizo falta. Le dije que no llevaba dinero y que tampoco entendía que me lo pidiera por devolverme unos papeles oficiales que me pertenecían. En ese momento, me dio la carpeta y me dijo: "Como tiene mi teléfono, cuando tenga los 30 euros, me llama y quedamos para que me los dé". Le dije que sí, que cómo no, y salimos de allí con mi carpeta y el corazón a mil por hora.

Ahora sólo espero que no vuelva a llamar exigiendo el dinero, porque en vacaciones me da mucha pereza ir a la Policía a denunciar una extorsión. Pussar och kramar!

5 comentarios

  1. Fidocho  

    Anda que menudo bodyguard que te has buscado...
    ¡Barmaaaaaaan!
    Ninoninoninoooooo
    ¡Barmaaaaaaan!

  2. Sufur  

    Caray cómo anda el patio.

    No conozco a Fido más que de oídas, pero me alegro que tengas amigos fieles y superheroicos tan buenos :-)

  3. Ladonnabupu  

    Esto... creo que decir que lo flipo no es suficiente. El patio está llenito de locos :S

  4. gratis total  

    quiero a fido!

  5. Nils  

    Fidocho, el mejor! y cobra en bizcochos!!

    Sufur, yo siempre rodeado de grandes hombres, como tú!

    Ladonna, ya te digo, muy fuerte. Esto en Jerez no pasa!

    Raquel, a la cola! : P

Publicar un comentario