Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Recuerdo que en mi clase de Preescolar había unos falsos zapatos, con una forma parecida a las Converse clásicas, que servían para que los alumnos, de 3 y 4 años, aprendiéramos a atar cordones. Eran grandes (o al menos lo parecían) y con unos cordones muy grandes y blancos. No se usaban demasiado, pero jugar (y aprender) con ellos era muy divertido.

La revista francesa Monsieur, de la que soy un orgulloso suscriptor, ha publicado en su último número una simpática ilustración sobre los tres modos más habituales de acordonar un zapato. Reconozco que, en mi caso, sólo utilizo el primero de ellos. De hecho, el tercero lo veo hasta complicado... aunque todo es animarse y probar.
Pussar och kramar!

6 comentarios

  1. MEG  

    ¿El tercero lo ves complicado? Yo creo que es más complicado el segundo. Y deberías rectificar, esto no es cómo atarse los cordones, sino como colocarlos en los zapatos, como atárselos es otra función muy distinta y hay más de una...

  2. Nils  

    El segundo es complicado de acordonar, pero no veo el resultado difícil de alcanzar. El tercero me parece complicado sobre todo el resultado (el dibujo de arriba).

  3. Fran Correas  

    El título de hoy me ha llevado a engaño: pensaba que se trataba de cómo te atas el nudo, que hay dos maneras diferentes, una en la que no se desatan nunca y que me enseño un tio que... bueno, eso es otra historia.
    Lo que es la forma en la que el zapato o zapatilla deportiva está anudado como tú dices es como viene de la tienda, y normalmente es la tercera opción.

  4. Di  

    En mi cole, cuando estaba en 7º de EGB la segunda forma de atar los cordones era super tendencia.

  5. Nils  

    Fran, malpensado jajaja

    Di, culjanter ya con 12 años!!

  6. sandinmyshoes  

    Me lo apunto para cambiar los cordones. Jejejeje gracias.

Publicar un comentario