Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

El hecho de que Azerbaiyán sea un país productor de petróleo puede ser la tabla de salvación para que sí pueda albergar el festival de Eurovisión de 2012. Está claro que necesitan muchos fondos para poder acometer las reformas que un evento como éste implica. Algunos es posible solventarlos con patrocinios, especialmente los que afectan al desarrollo del concurso en sí, pero algunos necesitan de una alta inversión tanto pública como privada e independiente de la UER.

Por ejemplo, plazas hoteleras. Aunque Bakú esté en un extremo del continente, son miles los eurofans que reservan sus vacaciones para disfrutar de la semana de Eurovisión, y lo que este año se han podido ahorrar en vuelos se compensará con el desembolso del año que viene. A fin de cuentas, si se ahorra y se supone que son tus vacaciones anuales, pagar 700 euros por un billete tampoco es un imposible. Ahora, ¿dónde alojarse? Azerbaiyán no es un país que atraiga a mucho turismo y las plazas hoteleras son más que limitadas, y eso incluyendo pensiones y hoteles de ínfima categoria. De hecho, parece ser que no hay suficientes para las delegaciones (participantes, miembros de la UER, comentaristas, directivos...), así que si a eso se le suman los fans y la prensa acreditada... Vamos, que hay que ponerse a construir hoteles como locos, como ya ocurrió en su día con Helsinki.

Logística informática. ¿A alguien se le escapa que la televisión azerí sea capaz de montar un show así? Es imposible y, como ya ocurriera con Estonia o Letonia en su día, pedirán ayuda a alguna televisión de las grandes para que se encargue de todo. La SVT sueca fue la que se puso manos a la obra para ayudar a la estonia y la letona. Además, hará falta una infraestructura de telefonía e Internet capaz de dar señal en directo a toda Europa por banda ancha. ¿Alguien se fijó la calidad de imagen y sonido que hubo cuando conectaron con Bakú para que dieran los votos? Pues esa mierda es lo que nos espera como no mejoren sus líneas de comunicación (por no hablar del vestido de Safura, que pedía a gritos ser quemado... sí, ésa es la estética que también está a un año de organizar el festival).

Infraestructuras. Además de la hotelera, el aeropuerto de Bakú (sobre estas líneas) es un aeródromo con un régimen de vuelos muy pequeño. Cuando las aerolíneas amplíen vuelos para ganar dinero con tanto eurofan, será complicado que absorba la cantidad de tráfico, maletas, pasajeros, aduana... ¿Habrá que construir una terminal nueva, aunque sólo sea para tres semanas de concurso? Suma y sigue...

Y todo esto sin tener en cuenta el recinto que acoja el evento. Hace mucho que el festival tiene unas dimensiones que no harían admisible que se celebrara en un teatro. ¿Hay estadios o centros de espectáculos grandes y capaces de una transformación como la que nos mostraron en Alemania que hicieron con ese campo de fútbol? Espero que sí porque en caso contrario, otra obra más al saco. ¡Y sólo les queda 12 meses!

Me hubiera gustado ver la cara de los directivos de la UER cuando vieron los resultados de la primera semifinal. La ganadora fue Grecia (que también está para gastos en festivales...) y segunda Azerbaiyán... En fin, esperemos a ver qué pasa. Pusar och kramar!

1 comentarios

  1. ace76  

    Yo también he hecho hoy el artículo correspondiente sobre Azerbaiyán. De todas formas, por lo que he leído en la Wikipedia, el gobierno de Bakú está deseando lanzar internacionalmente el país (se presentaron para organizar unos Juegos Olímpicos) y tienen interés en potenciar el turismo, así que no dudo en que hagan todo lo posible para que el Festival sea un exitazo.

    Eso sí, lo de los gustos estéticos azeríes puede ser "espectacular".

Publicar un comentario