Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints

Debo reconocer que no soy muy bueno para las recetas de cocina. Me ponen muy nervioso porque intento seguirlas al pie de la letra y rara vez me queda tal cual aparece en la foto o como salió en el programa de televisión de turno. Así, prefiero modificarlas un poco, pero no para darle un toque personal (algo que se logra lo quieras o no), sino más bien para evitarme el mal trago de que el resultado roce el fracaso más absoluto, en el caso de que no vaya todo como la seda. El problema de este tipo de manías es que rara vez te acuerdas exactamente de lo que hiciste, porque siempre partes de la misma receta de la que no sigues los pasos.

El viernes pasado lo volví a intentar con el clásico bizcocho casero hecho con medidas de vasos de yogur. ¿Acaso hay alguno más sencillo y que luego esté más rico? A pesar de que es una receta para tontos, siempre he de mirarla en Internet. Nunca recuerdo si eran dos de azúcar y tres de harina o vicecersa, o si había que echarle leche o lo más complicado: tiempo de cocción y temperatura del horno. No sé muy bien a qué se debió, pero la receta modificada en esta ocasión acabó con el mejor bizcocho que jamás haya horneado, así que voy a compartirla aquí en el blog, por si alguien se anima.

Ingredientes:

  • 1 yogur (el del viernes fue de plátano, pero el sabor da igual. Los puristas prefieren limón).
  • 2 medidas de harina de trigo.
  • 1 medida de Maizena (harina de maíz).
  • 1 medida de azúcar blanca.
  • 1 medida de azúcar moreno.
  • 3 huevos.
  • 1 medida de leche.
  • 1 medida de aceite de oliva.
  • Chocolate en onzas (mejor negro, entre el 65 y 80%).
  • Almendras enteras peladas.
  • Mantequilla y harina para preparar el molde del bizcocho.
Preparación:

Se corta el chocolate en pequeños trozos (evitar la picadora a menos que se quiera muy muy fino) de medio centímetro. Lo mismo con las almendras y guardarlos para más adelante. En un bol grande mezclamos el yogur, las harinas, los azúcares, la leche, el aceite y los huevos y lo batimos todo junto hasta que quede una masa homogénea (saldrá poco espesa por culpa de la leche). A continuación, mezclamos el chocolate y la almendra y removemos todo con una cuchara grande. Vertemos todo en el molde y lo introducimos en el horno, precalentado a 200 ºC. Lo mantenemos unos 45 minutos a 180 ºC y vigilamos de vez en cuando si está o no listo con una varilla. En caso afirmativo, sacar del horno, desmoldar, esperar a que se enfríe y disfrutar (los trocitos de chocolate abran bajado por efecto de la gravedad al fondo del molde, pero no se habrán derretido, por lo que, al darle la vuelta, queda como un bizcocho coronado de perlas de chocolate).

Ahora es cuando debería poner una foto del bizcocho, pero me temo que en el momento en el que estoy escribiendo estas líneas sólo queda esto... Pussar och kramar!

6 comentarios

  1. Ladonnabupu  

    Esta es la primera vez en mi vida que veo esa versión del bizcocho de yogur, habrá que probarla.
    Si no quieres que el chocolate se te vaya al fondo no lo mezcles, cuando ya hayas pasado la masa al molde déjalos caer poco a poco. Y si lo que quieres es que el bizcocho casi parezca un selva negra... utiliza la picadora! Hay por ahí una receta de bizcocho que está para caerse de espaldas, con razón se llama bizcocho delicioso. Creo que está en la página de tulipán.

    Besitos!

  2. MEG  

    Mi versión es diferente, pero la tuya tiene muy buena pinta:

    - 1 yogur
    - 1 vaso de aceite (utilizando la medida del yogur)
    - 2 vasos de azúcar
    - 3 de harina (2 y medio de harina de trigo, medio de harina de maíz)
    - 3 huevos
    - 1 sobre de levadura (unos 15grms).
    - Canela al gusto


    Sale más pequeño que el tuyo, yo no suelo ponerle ni almendras ni chocolate, pero cuando lo tengo todo mezclado, vuelco la mitad de la masa en el molde (previamente engrasado) y a la otra mitad le pongo un par de cucharadas grandes colmadas de cacao en polvo y vuelvo a remover. Como se queda espeso, le pongo un chorrito pequeño de leche y remuevo. Lo vuelco de nuevo en el molde y lo meneo, sin llegar a mezclar, con la cuchara. Tendrás un bizcocho bicolor y bisabor riquísimo.

  3. Nils  

    Ladonna, es que aquí la gracia era que el chocolate estuviera en trocitos, de ahí q no lo picáramos como otras veces.

    Meg, tengo que probar lo del bicolor! : P

  4. Fran Correas  

    Dicen que los que no valemos para cocineros nos quedamos en reposteros, lo digo porque yo salado y platos principales no mucho, pero dulce se me da mejor y el postre lo suele llevar yo cuando nos invitan.
    El truco para que los trozos de lo que sean no se vayan al fondo es pasarlos ligeramente por harina antes. Por lo visto se quedan "atrapados" dentro de la masa así.
    Y aunque lo salado no es lo mio, triunfo cada vez que lo hago en el mismo molde que has hecho tú esa delicia con mi "bizcocho salado o caké salé de nueces, pera y queso azul" http://blogs.elpais.com/el-comidista/2010/08/bizcocho-salado-nueces-pera-queso-azul.html
    Niño, para tirarse de los pelos de bueno.

  5. Nils  

    Interesante truco, Fran. Voy a probarlo en la próxima vez y te cuento, si no lo pruebas tú antes, claro.

  6. ace76  

    Ñam, pues tal y como lo cuentas parece fácil de hacer, voy a intentar hacerlo este fin de semana!

Publicar un comentario